La campaña electoral pone a prueba el modelo de confluencia de Adelante Andalucía

Analizamos cómo se está desarrollado la campaña electoral en Andalucía y su repercusión mediática, poniendo especial énfasis en lo que la diferencia de otros procesos preelectorales.

Las elecciones andaluzas no están levantando mucho interés a nivel estatal. Un ejemplo sería el programa Al Rojo Vivo de La Sexta, que en una mañana de debate sobre estas elecciones contando con la participación de Inés Arrimadas, se mencionó a Junqueras una docena de veces, otras tantas a Puigdemont pero apenas se escuchó una idea sobre Andalucía.

Tranquila campaña del PSOE

El PSOE encara esta campaña con un perfil bajo y de gobierno. Centra sus ataques en Ciudadanos mientras intenta obviar todo lo posible la existencia de Adelante Andalucía.

Su campaña está consistiendo en repetir Andalucía más que nadie, centrando todos sus discursos en esa palabra al estilo «PSOE, PSOE, PSOE» de su campaña interna por convertirse en coordinadora general del partido. De hecho el eslogan de sus carteles es «Con Susana + Andalucía«.

Lo único llamativo en su campaña ha sido la polémica en la que amenazaban con quitar la acreditación a periodistas de Telecinco por grabar la expulsión una mujer de uno de sus mítines de campaña.

Ciudadanos gira a la derecha

Ha llegado la campaña electoral y con ella los reproches a Susana Díaz tras haber gobernado con ella hasta ahora. El problema principal de Ciudadanos es que se encuentra en ascenso a nivel estatal pero no en Andalucía. Su líder Juan Marín es un desconocido para muchos y sus ataques en campaña generan dudas sobre lo que harán cuando se conozca el resultado.

En el debate electoral mantenido hasta ahora entre todos los candidatos Juan Marín ha explicado que es candidato a gobernar Andalucía con los votos que también saque el Partido Popular. Por otro lado ha llamado la atención la respuesta de este partido ante el ascenso de VOX, con un silencio total en su campaña sobre la organización fascista y evitando señalar al partido como de ultraderecha siempre que se les pregunta en los medios.

El Partido Popular logra destacar con fuerza

Parecía que en esta campaña no iban a pintar mucho, pero son cuantiosos los titulares que están dejando esta campaña electoral. Con un eléctrico Pablo Casado que se mueve más que el candidato andaluz y lo relega a un segundo plano -quizá porque este era más de Soraya Sáenz– está dejando titulares a diario.

Frases como: «Nosotros no colonizábamos, hacíamos una España más grande» sobre la historia de América han eclipsado aún más a un candidato regional que apenas tiene unas pocas palabras al inicio y final de cada acto electoral. Eso sí, El Partido Popular ha dejado claro que si obtiene unos malos resultados, Casado no asumirá ninguna responsabilidad y exigirán la dimisión de Juanma Moreno.

El candidato regional por su parte ha intentado destacar con algunas iniciativas, durante el debate electoral ha propuesto como medidas estrellas bajar el impuesto de las hipotecas a los bancos, y eliminar el impuesto de sucesiones para los más ricos. Su medida más importante sin embargo, ha sido la de proponer una autovía que cruce todo el parque de Doñana para crear una nueva conexión Huelva-Cádiz.

Adelante Andalucía logra evitar el voto deprimido

Existen dos formas de conseguir el voto de la base social de una determinada fuerza política, con ilusión o con el llamado «voto deprimido», este último es el más habitual y el peor, pues un votante contento tiene entusiasmo y lo contagia a sus allegados multiplicando ese voto en campaña.

Adelante Andalucía empezó de última, bajando su resultado respecto a Podemos e IU por separado, pero ya va segunda según las encuestas porque ha despertado la ilusión necesaria. Los taxistas por ejemplo están contentos de apoyar llevando su publicidad en el taxi gracias al apoyo de Adelante Andalucía frente a la disputa con Uber y Cabify y donan las ganancias a un proyecto solidario para niños de un hospital.

Antonio Maíllo se muestra satisfecho de no haberse lanzado a una competición contra Teresa Rodríguez por ser el cabeza de lista. No se han roto las costuras, no se han dinamitado puentes y eso se está notando en campaña. La confluencia pretende que se debata sobre propuestas electorales, por eso reparte dípticos con «diez cosas» que los ciudadanos deben saber de su candidatura, y otras diez para ayudar a sacar temas en los bares. Cosas como: “Hacer ejercicio en la cama favorece la lucha contra el sedentarismo” o “¿Sabías que en Andalucía se utiliza más el preservativo en el resto del país?” son algunos ejemplos de lo que incluyen.

Preguntas que acaban hablando de sus programa de formación, apoyo a la venta de métodos anticonceptivos o la precariedad de los contratos laborales. Por último se han atrevido con un hecho insólito. Ninguna de las formaciones principales de Andalucía había hecho nunca un mitin en una cárcel, pero Adelante Andalucía lo ha hecho con sorprendente éxito.

En el acto no se permitieron cámaras por culpa de instituciones penitenciarias. Allí les hablaron de todas las medidas específicas que tenían para ellos, algunas sencillas como reclamar un transporte público para llegar a las prisiones y que les sea más fácil para sus familiares. 

Según cuentan desde la formación los presos fueron muy participativos y hablaron de temas como la precariedad o reflexiones sobre la droga.

El problema principal de Teresa Rodríguez, Antonio Maillo y la candidatura conjunta es que esta campaña no logre modificar el voto previo al inicio de la campaña de los andaluces que suponía un retroceso electoral para ambos partidos. Con semejante despliegue en campaña, un mal resultado puede hacer mucho daño a todos los niveles a las futuras confluencias y votantes.

Carlos Fernández

Colaborador de ElEstado.net Sígueme en Twitter: @Son_Goanda Y por supuesto, pincha aquí para leer mis noticias. Siempre un paso por delante.

A %d blogueros les gusta esto: