Mariano Muniesa: “Echo de menos la sensación de comunidad en el heavy metal” (II)

Segunda y última parte de la entrevista al locutor, ensayista y experto en rock Mariano Muniesa. Si en la primera parte nos centramos más en el rock clásico, en algunos libros del autor y de libertad de expresión; en esta segunda parte profundizaremos en el heavy metal español, en la labor radiofónica en Rock Star y en los proyectos políticos y culturales que el periodista está llevando a cabo como miembro del  Área de Cultura del Consejo Autonómico de la Comunidad de Madrid de Podemos y del Círculo de Cultura de Podemos de la Comunidad de Madrid.

Yo soy optimista porque veo que el tejido cultural es consciente de los problemas que tiene Madrid, de las carencias que hay, de problemas que las instituciones no han resuelto. Soy optimista porque veo el apoyo del tejido cultural, no a Podemos como partido, sino a cualquiera que tenga interés en resolver esos problemas.

Nosotros hemos entrevistado recientemente a la banda catalana de metal Ankor. ¿Cómo ves la escena española actual? ¿Hay algo que eches de menos de bandas de heavy metal español antiguas como Barón Rojo, Obús o Panzer en comparación con los grupos actuales de este género?

A nivel musical, sinceramente no. Yo creo que el nivel es incluso mejor musicalmente hablando por una razón muy sencilla. Hoy por hoy, afortunadamente, comprar instrumentos musicales no es tan caro como lo era en los 70 u 80; existen más posibilidades de acceder a la formación musical; existen también muchos medios que te permiten conocer grupos, conocer música y, por tanto, formarte mejor. Y eso se nota en los discos que escuchas, que tienen una preparación, una elaboración y un trabajo magnífico. Con lo cual, a ese nivel yo creo que los músicos actuales han superado con mucho a los músicos de los 70 o de los 80 que, realmente, tenían una cultura musical muy limitada por las circunstancias que había en ese momento en el país.

Lo que echo de menos no está en la música, porque yo te puedo hablar de bandas actuales que están en el metal más extremo como Angelus Apatrida, que me vuelan la cabeza cuando los veo, que me entusiasman, que me parecen una banda sensacional. Ya no te hablo a nivel de la escena del rock urbano, del rock estatal, donde hay músicos increíbles y donde hay propuestas sensacionales, combativas, fuertes, con un mensaje detrás verdaderamente alucinante. En el heavy metal más clásico, pues bueno, tenemos a unos Saratoga que siguen comiéndoselo todo. Después tenemos a bandas como Ciclón, aquí en Madrid, que es una banda de heavy metal magnífica. Tenemos a los tristemente desaparecidos Oker. También una banda de hardrock heavy-metalero en Barcelona como son Regresión, que es uno de los mejores grupos que hay a nivel estatal. La escena es muy amplia, es muy rica, es muy variada y tiene mucha calidad.

¿Qué echo de menos en comparación con el metal de los 80? No tanto a los grupos, sino al público. Es decir, en los años 80 la gente del heavy metal formábamos una comunidad, una auténtica tribu en el sentido de que compartíamos una estética, unos grupos. Para nosotros ir a un concierto y ver a un grupo era algo absolutamente prioritario. No perdonábamos nada por ir a un concierto y por ver a ese grupo. Había una solidaridad de fondo, una amistad…Yo recuerdo que iba a muchos conciertos solo y a cada concierto que iba me hacía un colega nuevo simplemente con verle, comentar el concierto y hablar.

Yo lo que echo de menos y creo que se ha perdido en el heavy metal actual por parte del público es esa sensación de comunidad, de que éramos casi como una familia y que, por tanto, apoyábamos mucho el heavy metal. Comprábamos los discos, íbamos a los conciertos y manteníamos viva la escena no solo porque nos gustase, sino porque nos sentíamos colegas del Sherpa de Barón, nos sentíamos colegas de Rosendo, nos sentíamos colega del cantante de Barricada. Había un sentimiento que alimentaba esa escena que se ha perdido y, para mí, esa es una de las razones por las que el heavy metal ha perdido parte de su popularidad y parte de su arraigo en mucha gente.

¿Qué grupos de heavy metal de los 80 de la escena estatal crees que lo tenían todo para triunfar pero no lo consiguieron? 

Grupos de los 80 que yo considero que deberían haber llegado más lejos y no lo consiguieron, te podría decir uno que se me viene ahora a la cabeza: Mazo.

Mazo era un trío de heavy metal español que eran casi como los Motörhead españoles. Eran un trío verdaderamente sensacional, para mi gusto al nivel de los grandes tipo Obús, tipo Panzer. Sin embargo, se quedaron ahí.

Son una banda que recordamos un poco los que estábamos más metidos en el rollo heavy en aquella época, pero que no trascendió. No conozco exactamente las circunstancias; pero se separaron muy pronto, hubo problemas entre ellos, no tuvieron un manager que realmente les apoyara, cayeron en una compañía de discos que no hizo un buen trabajo con su primer disco -con lo cual se decepcionaron mucho-. Pero yo siempre recuerdo que Mazo es una banda que mereció, por lo menos, una segunda oportunidad. Yo creo que Mazo es el tesoro perdido que tuvo el heavy metal español.

 

¿Cómo valoraste que Kirk Hammet y Robert Trujillo hicieran versiones en directo de Barón Rojo y Obús?

Bien, sinceramente, creo que fue un detalle por su parte. O sea, que ellos, que no lo necesitan en absoluto,  se tomasen la molestia de preguntar, de investigar, de prepararse la canción aunque fueran 45 segundos yo creo que es un mérito que hay que agradecerles. Es algo que me pareció muy bonito por su parte y que dice mucho de ellos como músicos.

 

La evolución de la carrera de Jorge Salán me ha parecido realmente ejemplar. Es alguien que ya tuvo la posibilidad de empezar en la música con mucho terreno ganado porque él se había trabajado muchísimo el ser un gran instrumentista, un gran guitarrista, un músico con conocimientos, con personalidad. Entonces, unido a ese talento innato que tiene Jorge como artista, el tiempo le ha ido dando más elementos para añadir a su bagaje.

En una ocasión el guitarrista Axel Rudi Pell dijo que lo que le preocupaba de la escena del nü-metal era que los guitarristas de ese subgénero no tocaban solos de guitarra, por lo que se podrían perder del metal. A unos lustros de esas declaraciones, ¿crees que exageró?

Sí, yo creo que sí. Creo que exageró un poco. Los solos de guitarra son bonitos, mola escucharlos, pero por sí mismos no constituyen un estilo. Entonces no, yo creo que ahí no acertó.

A mí lo que me preocuparía es que se perdiese la guitarra como instrumento clave y como instrumento base de una banda de heavy metal. Eso sí. Ahora, hacer solos o no…Hombre, sí es verdad es que un solo de guitarra enriquece mucho una canción y que una canción con una guitarra bien trabajada, con el instrumento bien tocado da mucho valor a la canción.

Te podría poner miles de ejemplos. A ver, Smoke on the Water es una canción cuyo riff es conocidísimo y todo el mundo sabe. Pero el solo de guitarra intermedio que hay de Ritchie Blackmore es una de las obras maestras del heavy metal.

Sí que es verdad que un solo es importante, pero yo no le doy la importancia que le da Axel Rudi Pell. Será porque yo no soy guitarrista.

Mariano Muniesa en el estudio de Rock Star
Como locutor de radio, ¿Consideras que educas musicalmente a la gente o que le das más bien lo que quiere escuchar cada día? 

Yo trato de hacer las dos cosas. Es decir, por un lado, sé que la gente que escucha mi programa de radio quiere escuchar determinadas cosas y se las doy en la medida la que puedo. Pero también sé que hay gente que al escuchar mi programa de radio quiere conocer cosas que todavía no ha tenido opción de poder conocer. Entonces trato, por así decirlo, de hacer un fifty-fifty.

Yo, por ejemplo, lo digo siempre cuando presento Rock Star. Mi programa, Rock Star, es un programa básicamente de actualidad del mundo del rock y del heavy metal salpicado de algunos clásicos que nos mola a todos recordar y disfrutar. Entonces es lo que hago; por un lado, sí dar una parte de música que sé que al oyente le va a mantener ahí y después decirle: “Pues mira, ¿has escuchado Jessica de los Allman Brothers? Genial. Pues mira, hay unos tíos que hacen lo que hacían los Allman Brothers hace 40 años que se llaman Blackberry Smoke y que han sacado un disco magnífico. Te voy a presentar la primicia de ese disco, a ver qué te parece”.

La labor del diskjockey de radio es hacer un poco las dos cosas: entretener, hacer un show, un programa de radio que guste a la gente per se y, también, ir dando información. Es un poco lo que yo pedía a la gente que escuchaba en radio cuando todavía no trabajaba en los medios. Yo cuando escuchaba La Emisión Pirata o El Mariskal Romero quería divertirme con cosas que ya conocía, pero al mismo tiempo descubrir bandas nuevas.

Mazo era un trío de heavy metal español que eran casi como los Motörhead españoles. Eran un trío verdaderamente sensacional, para mi gusto al nivel de los grandes tipo Obús, tipo Panzer. Sin embargo, se quedaron ahí. Yo creo que Mazo es el tesoro perdido que tuvo el heavy metal español.

Apoyaste a Jorge Salán usando como sintonía de tu programa de metal en los 40 Principales su canción Driving through the tunnel, ¿cómo valoras su carrera y qué contacto mantienes hoy en día con el guitarrista?

Jorge Salán sigue siendo un excelente amigo mío. Es alguien con quien hablo a menudo, muchas veces quedamos para tomar una cerveza… Cada vez menos porque Jorge, afortunadamente para él, ya está cada día haciendo más giras por Europa, por América, colaborando con 50 000 proyectos. Entonces le veo menos de lo que me gustaría, pero es alguien que en cuanto le llamo me coge el teléfono y yo a él. O sea, que la relación es de un afecto personal muy profundo y de mucha amistad.

La evolución de su carrera me ha parecido realmente ejemplar. Es alguien que ya tuvo la posibilidad de empezar en la música con mucho terreno ganado porque él se había trabajado muchísimo el ser un gran instrumentista, un gran guitarrista, un músico con conocimientos, con personalidad. Entonces, unido a ese talento innato que tiene Jorge como artista, el tiempo le ha ido dando más elementos para añadir a su bagaje.

Concretamente, en los últimos años me ha gustado mucho y me ha parecido muy inteligente por su parte esa orientación que ha dado su carrera hacia el mundo del blues. Él, obviamente, en el heavy metal ya había hecho prácticamente todo lo que podía hacer. Ha hecho muchos discos, ha tocado con muchos grandes, es un músico consagrado y poco tiene que aprender del heavy metal. Pero es un tipo con tanta inquietud, tan curioso que, entonces, ha buceado -y en ese punto me recuerda a mí-, ha ido más allá, ha ido hacia atrás y ha descubierto el blues. Y ha descubierto que el blues es una veta musical inagotable en la que además un temperamento como el suyo se puede desarrollar magníficamente.

La evolución de Jorge Salán la pongo siempre como ejemplo de lo que es un excelente músico y de lo que es un auténtico talento dentro de la música.

 

En cuanto a tus últimos proyectos culturales o políticos, ¿qué es lo más interesante que has hecho últimamente?

Como sabes, yo ahora pertenezco a Podemos. Formo parte del Área de Cultura del Consejo Autonómico de la Comunidad de Madrid de Podemos y también del Círculo de Cultura de Podemos de la Comunidad de Madrid. Yo entré en este círculo prácticamente cuando Podemos se fundó en Madrid en el año 2014-2015 y desde entonces toda nuestra actividad ha estado centrada en, por un lado, crear un modelo cultural y un proyecto cultural nuevo para la ciudad y para la comunidad que creemos que no lo tiene y, por otro, lógicamente, más en lo que es el terreno actual, en el carril corto, pues estar preparando ya una batería de medidas y de propuestas para elaborar un programa cultural importante que podamos presentar a las elecciones que tendrán lugar el año que viene tanto en la Comunidad de Madrid como en la Ciudad de Madrid.

En ese sentido, llevo varios meses participando en reuniones con todo lo que es el tejido cultural: sindicatos de músicos, sindicatos de escritores, organizaciones profesionales…Un poco para palpar lo que son las inquietudes, las preocupaciones y saber cuáles son los problemas que tiene ahora mismo la cultura en Madrid, hacer un diagnóstico de esos problemas y, por tanto, intentar ofrecer en los programas electorales una respuesta y unas soluciones.

Yo soy optimista porque veo que el tejido cultural es consciente de los problemas que tiene Madrid, de las carencias que hay, de problemas que las instituciones no han resuelto. Soy optimista porque veo el apoyo del tejido cultural, no a Podemos como partido, sino a cualquiera que tenga interés, a cualquiera que pueda ofrecer alternativas inteligentes y bien pensadas a esos problemas de visibilidad, apoyo e infraestructuras que sufre el tejido cultural.

Para finalizar, ¿qué planes tienes para el futuro?

Yo soy una persona que no es que no piense en el futuro, sino que piensa en el futuro a muy corto plazo. La experiencia en la vida me ha demostrado que intentar hacer planes a más de tres meses hace que nada salga como has pensado.

Yo de momento sigo implicado, por supuesto, al 100% en mi trabajo en Mariskalrock.com -que engloba lo que es nuestra revista de heavy, mi programa Rock Star y la página web, en la que creo que estamos haciendo un trabajo muy potente de difusión del rock en todos los sentidos-. Sigo también colaborando además con un diario gallego, el diario ourensano La Región, donde publico cada domingo una página de música.

¿Proyectos que tengo más o menos al alcance de la mano? Bueno, pues tengo pendiente ahora mismo la publicación de dos libros que estoy terminando sobre la historia del rock en el cine y otras temáticas. Estoy pensando en reeditar alguno de los libros que edité en el pasado, que veo que hay interés de otras editoriales como, por ejemplo, el de Dario Argento. Hay una editorial, Apache Ediciones, que ha preguntado si están los derecho editoriales liberados para poderlo reeditar porque tienen mucha ilusión por sacarlo. También estoy pensando en la reedición del libro La Caza de Brujas que hice sobre la persecución al rock vasco añadiéndole todos los episodios que se han vivido recientemente con César Strawberry, con Valtonyc y con demás músicos y artistas que han sido víctimas de una agresión a su libertad de expresión.

Con todo eso es con lo que voy viviendo el día a día. Eso es básicamente en lo que estoy ahora. Y por, supuesto, lo que te dije, tenemos por delante unas elecciones en las que nos jugamos mucho. Por lo menos en mi ámbito, que es Madrid, tanto con el Ayuntamiento como con la Comunidad. Yo sigo creyendo que Podemos tiene muchísimo que ofrecer a Madrid como comunidad y como ciudad. Estoy trabajando para que, desde el punto de vista cultural y desde la política cultural, haya un avance claro en ese sentido y también voy a estar implicando, por lo menos hasta la primavera del año que viene, al 100% en esa tarea.

Responsable cultural en ElEstado.net. Sígueme en Twitter: @MartaCorbal

Marta Corbal

Responsable cultural en ElEstado.net. Sígueme en Twitter: @MartaCorbal

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: