Diccionario Político: Comunismo, liberal, Oskar Lafontaine y piolet

Diccionario Político es una sección en la que se definen, de la manera más breve y sencilla posible, diferentes términos políticos. Es un intento de explicar fácilmente conceptos que no se suelen dominar porque hay que investigar mucho para entender el contexto que los rodea. Las definiciones serán cortas pero contendrán diversos enlaces para quién quiera profundizar más sobre un determinado tema.

Comunismo (Definión) Es una ideología política que proclama que los medios de producción -todo lo que al trabajarlo produzca beneficios- queden en manos de quienes los trabajan, lo que se califica como democratización de los medios de producción. Apuesta por fortalecer el papel del estado en el corto y medio plazo para garantizar que los derechos sean de acceso universal, de calidad y gratuito. El objetivo a largo plazo es destruir el estado para vivir en una sociedad sin clases, en la que la explotación y opresión hayan desaparecido. En el aspecto social, el comunismo aboga por la democracia participativa. Su visión de la historia es materialista, lo que significa que la entiende como una constante lucha de clases, de hecho así es como divide a la sociedad, no en fronteras ni por etnias o géneros sino por explotadores y explotados. Esto es, quién tenga en su poder -en manos privadas- un medio de producción y cuente con trabajadores para sacar beneficio de ese medio, es un explotador que se aprovechará siempre -en menor o mayor grado- del trabajador, ya sea haciéndole trabajar horas extras sin pagárselas, congelando el sueldo de sus empleados mientras sube el suyo o amenazándolo con echarlo si hace huelga para conseguir mejoras laborales.

Liberal (Def.) 1. La concepción popular de este término hace referencia a una persona que es abierta de mente en temas sociales. En determinadas ocasiones se usa de manera despectiva, por ejemplo se puede decir de un padre que vea con buenos ojos que su hijo pequeño juegue a las muñecas y su hija al fútbol sin pensar por ello que esas actividades condicionen de alguna manera la identidad de género de los pequeños.

2. La concepción tradicional de esta palabra cuando se usa en una conversación política hace referencia a una persona que tiene unos conceptos progresistas en uno o más ámbitos de la vida. Suelen ser personas que apuestan por un incremento de los derechos sociales y un pequeño aumento de la progresividad fiscal pero manteniendo el sistema capitalista intacto.

3. La concepción moderna de liberal hace referencia a una persona que apuesta por quitar competencias al estado y dar una mayor libertad a las empresas privadas, para que puedan variar las condiciones laborales de sus trabajadores atendiendo solo al interés económico de su negocio, sin leyes ni sindicatos que puedan oponerse a los cambios que se desean.

Oskar Lafontaine (Def.) Lafontaine es uno de los políticos más carismáticos de los últimos años en la política alemana. Tras abandonar el Partido Socialdemócrata por su deriva neoliberal, fue uno de los principales impulsores y el líder indiscutible de Die Linke hasta que dejó sus responsabilidades políticas en 2010 a causa de una grave enfermedad. Consiguió superar en las elecciones federales de 2009 la barrera del 10% del voto, algo que en aquellos momentos era algo impensable para la izquierda radical europea, cuyos resultados electorales solían estar en torno al 5% del voto en el mejor de los casos. Ese hecho, conseguir el 11,9% de los votos, lo hizo ser el referente de la izquierda europea durante esos años. Una vez curado de su enfermedad ha vuelto a los asuntos de la cosa pública y hoy es el líder de su partido, el Die Linke en el Parlamento Regional del Sarre.

(Curiosidades) 1. Oskar Lafontaine no gustó nunca a los líderes de los partidos tradicionales alemanes por sus formas. No solía callarse nada y no escogía las palabras más protocolarias para señalar las vergüenzas de la oligarquía de su país.

(Hilo Rojo) 1. Oskar Lafontaine rechaza la política exterior de Estados Unidos y la OTAN.

2. Lafontaine apoya a Evo Morales y a Hugo Chávez.

3. Oskar Lafontaine muestra su apoyo a la revolución cubana.

Piolet (Def.) El piolet es simplemente una herramienta que usan los montañeros en el ejercicio de su actividad. Pero guarda un significado político: con un piolet mataron a León Trostki, por lo que muchos comunistas seguidores del Marxismo-Leninismo han hecho de esa herramienta un símbolo político como enseña de su oposición al trotskismo.

Otras entregas del Diccionario Político

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.net - Sígueme en Twitter: @ProtestFor36 Todos mis contenidos puedes leerlos aquí. He publicado varios libros, entre ellos: Socialismo en Sudamérica: De la utopía a la realidad (Editorial el Perro y la Rana, 2010). Honduras: El sueño liberador convertido en pesadilla opresora. El Libro Negro del Bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Muchas gracias por leer ElEstado.Net.

Un comentario sobre “Diccionario Político: Comunismo, liberal, Oskar Lafontaine y piolet

  • el 21/03/2018 a las 10:27
    Permalink

    Quiero comentar una pequeña discrepancia con el texto del comunismo. El comunismo es materialista, todo él, no sólo su visión de la historia y el visionar la historia como materialista, no implica, como parece que pone el texto, el visionarla como una lucha de clases (pone que es materialista lo que significa….). Se puede visionar la historia desde el materialismo, sin tener este punto de base.

    Respecto a la parte de la explotación, tampoco me parece bien explicada. Aunque todos los empresarios paguen las horas extras, suban el sueldo cuando suben los beneficios, animen al conflicto laboral para solucionar los problemas, etc, seguiría existiendo esa explotación, ya que existe en el sistema mismo. El obrero nunca cobra lo que produce, una parte se la lleva el capital, siempre. La mercancía según Marx es trabajo, se reduce a trabajo, por tanto cualquier beneficio responde al trabajo y el único que pone trabajo es el ser humano, el capital no pone trabajo. Esa es la explotación.

    Tampoco el comunismo habla de empresarios que explotan en el conflicto de clases, es de clases justamente, porque es impersonal. En un conflicto a nivel individual, si por ejemplo pusieras un espacio y que cada individuo se colocara en la parte del conflicto que considere más justa, habrá personas que pertenecen a un colectivo pero se sitúen dentro del colectivo contrario, incluso hay personas que pueden pertenecer a dos colectivos, por ser accionista de una empresa es burgués y por ser trabajador manual en una fábrica es proletariado, por eso Marx no habla de individualidades, habla de grupos. Los intereses del grupo son lo que marca el devenir del sistema, no el empresario ni el obrero. Sí, el colectivo de burgueses y el de proletarios, ya qué como personas individuales no siempre estamos de acuerdo con el interés grupal.

A %d blogueros les gusta esto: