Desmontando a VOX

En los tiempos que corren, la manipulación tanto informativa como la usada por determinados partidos políticos, está a la orden del día. El partido xenófobo, racista, homófobo y machista de VOX, es quizá el que más manida tiene esa costumbre tan «goebbeliana» de repetir una mentira tantas veces hasta hacer parecer que es una verdad.

Desde su mitin en Vistalegre, la formación ultraderechista de Santiago Abascal no ha dejado de crecer y tras los resultados de las elecciones andaluzas, en las cuales consiguieron 12 diputados, la amenaza del fascismo se hace más evidente.

Muchas son las mentiras que este partido ha puesto encima de la mesa, empezando por falsear los datos sobre la violencia machista. Una de sus propuestas estrella es la derogación de la Ley de Violencia de Género. Según su presidenta en Madrid, Rocío Monasterio, «al año mueren 30 hombres a manos de sus parejas o ex parejas«. Pues bien, el Consejo General del Poder Judicial elabora un informe desde 2007 en el que se reflejan las muertes por violencia doméstica. Según este informe, en 2016 fueron asesinados presuntamente por sus parejas 10 hombres. Pero no solo eso, sino que jamás han sido asesinados 30 hombres en un solo año.

Ortega Smith, el número dos de VOX, también aseguró que no existen datos sobre hombres asesinados por mujeres. El párrafo de arriba ya tumba este burdo argumento. Pero el elemento vas más allá y menciona «una cantidad enorme de denuncias falsas por violencia de género«. Sin embargo, desde el 2003 (71 muertes) hasta 2017 (47), las cifras de mujeres asesinadas han bajado. Y atendiendo a esa «gran cantidad» de denuncias falsas según VOX, añadamos que, según la Fiscalía, de todas las denuncias por violencia de género -más de 1.200.000-, solo el 0,01% son falsas.

Para VOX, los hombres asesinados son «víctimas ocultas porque no interesa que se sepan esos datos«. Pues vamos allá: una vez más, los informes anuales del CGPJ lo niegan: en el segundo trimestre de este año hay 102 mujeres condenadas mientras los hombres son más de 9.000.

En otro orden de cosas, para VOX, la inmigración es la culpable de innumerables males. «Queremos sueldos dignos y esto es incompatible con la invasión migratoria«, decía Rocío Monasterio hace unos meses. Otra más. Diversos informes de la OCDE dejan claro que el impacto de la inmigración en España es positivo en cuanto a aportaciones en el mercado laboral. En España, se han consolidado modelos como la agricultura intensiva. Y lo que parece que VOX olvida es que miles de inmigrantes se dedican a la recogida de la fresa y a la agricultura en general, trabajos que tampoco quieren realizar los españoles.

VOX igualmente se despista bastante cuando vincula inmigración y delincuencia. Abascal afirmó en Vistalegre: «queremos que nuestras abuelas puedan caminar por la calle sin que les roben, mayoritariamente extranjeros«. En cambio, el Instituto Nacional de Estadística (INE) también está empeñado en llevar la contraria a la extrema derecha de VOX: según el último informe sobre robos con fuerza, el 78% de los condenados son españoles. Invirtamos la estadística: solo un 0,09% de los extranjeros fueron condenados en 2017 por robos con fuerza.

Parece que en VOX no son mucho de leer y menos de leer datos que les pueden sacar los colores y que tumban sus argumentos tan trasnochados y manidos.

Para terminar, mencionar algunas de las medidas que pretende VOX tanto a nivel autonómico como nacional, como por ejemplo el cierre de Canal Sur, arguyendo a que «el derecho de información de los ciudadanos estaba garantizado antes de la existencia de televisiones autonómicas«. Se olvidan en VOX que para llevar a cabo esta medida, primero han de tener mayoría en el Parlamento y segundo, habría que reformar el Estatuto de Autonomía.

También pretenden ilegalizar los partidos que no defiendan la unidad de España. Medida esta que choca frontalmente con la tan mencionada por los «constitucionalistas» Constitución Española.

La privatización de las pensiones es otra de las medidas que quiere llevar a cabo el partido xenófobo y racista de Abascal, lo que pondría en serio peligro -más aún- el sistema de pensiones. Además, la eliminación del aborto de la sanidad pública también entra en los planes del partido ultraderechista. Una medida que de llevarse a cabo, implicaría una enorme inseguridad para mujeres con pocos recursos que no dispongan de medios para acudir a la sanidad privada, viéndose abocadas al aborto clandestino.

Pero su medida estrella es, qué duda cabe, la eliminación de las autonomías. Es un oxímoron en toda regla la euforia de VOX por los resultados en unos comicios autonómicos de una autonomía que, de ser por ellos, eliminarían.

Y de muchos es sabido que el máximo dirigente de VOX, Santiago Abascal, ya se llenó los bolsillos de dinero público -80.000€/año- que recibía precisamente de sus tan odiadas autonomías, y con el beneplácito de Esperanza Aguirre, al colocarlo en una fundación sin actividad ni empleados por lo que cobraba 83.000€ al año.

Ojalá fuera tan fácil convencer a muchos ciudadanos como lo es desmentir unos argumentos tan mal cimentados.

Daniel Díaz

Mi nombre es Daniel, tengo 30 años y soy redactor de ElEstado.Net y responsable de Memoria Histórica. Visita todos mis contenidos en ElEstado.Net en mi sección "Danidovich" pinchando aquí. Muchas gracias por leer ElEstado.net

Un comentario sobre “Desmontando a VOX

  • el 16/12/2018 a las 08:52
    Permalink

    Es tan fácil convencer a los ciudadanos como desmentir a VOX. NO!!! mil veces NO!!! La culpa no es de los ciudadanos.
    Los ciudadanos lo único que queremos es la solución a nuestros problemas y cuando se nos viene con palabrería intelectual, sobre como debemos pensar, que debemos querer, que debemos priorizar, los derechos humanos siempre de los demás, etc, cerramos los oídos exactamente igual que hacéis los políticos y los que veis el mundo en que sólo vosotros tenéis la razón tan superclaro.

    Al ciudadano se le convence con mucha facilidad. Una persona que tiene la barriga llena, un círculo amplio de amigos y familiares, no está sometido a química dañina en su cuerpo (estres prolongrado, ansiedad, etc) que goza de una relativa salud es un ciudadano amable, que apuesta por la sociedad, que busca la igualdad, etc.

    Un ciudadano que tiene problemas que le tienen que solucionar otro y ni siquiera siente que le escuchan (la de veces que alguien está exponiendo de forma muy asertiva su problemática y lo único que recibe son lecciones de derechos humanos, esos que graciosamente acaban diciendo que no se pueden usar para negar los derechos de otros y todos sus defensores lo usan para eso) y acaban llamándolo racista o culpándolo de no entender, de no dejarse convencer de cosas elementales, etc no es tampoco que sea difícil de convencer, es que no lo escuchas.

A %d blogueros les gusta esto: