La oposición carga contra el chavismo usando a una hija de Chávez

Presentamos una nueva sección llamada Desarticulando la Información. En ella cogeremos noticias de medios de comunicación en las que exista falsificación de los datos, ocultación de la verdad o cualquier otra circunstancia que no se ajuste a la ética periodística, y la desarticularemos para mostrar la manipulación a la que los medios de comunicación de masas someten a la información.

Se suele decir que cuando en el ámbito de la política, ya sea en un debate o en campaña electoral, se llega a lo personal es porque se han acabado los recursos y los argumentos. Bueno, pues la oposición venezolana ya ha vuelto a usar a una de las hijas de Chávez en su beneficio. De propuestas políticas por ahora nada.

Resulta que no es la primera vez que la derecha venezolana actúa de esta manera. Agrupada -cada vez menos- en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), antes incluso de que Hugo Chávez sucumbiera ante el cáncer que le aquejaba, los medios de comunicación de derechas, no solo de Venezuela, sino de todo el ámbito geográfico castellanoparlante lo ha ido haciendo cada vez que se acercaban elecciones presidenciales. Como sucede otra vez este año.

Lo que hacen es usar a intelectuales de la oposición venezolana, quienes en un medio de comunicación del país caribeño expresan que para estas elecciones la hija de Chávez María Gabriela será la candidata presidencial del Gran Polo Patriótico (GPP) -alianza electoral de la izquierda venezolana-. Esto les sirve para los dos frentes en los que la oposición y el chavismo batallan. Interno y externo.

  • En el interno les sirve para dividir, o al menos intentarlo, al chavismo. Depende de cómo esté el contexto social en Venezuela, enfocan la noticia que se acaban de inventar hacia el nepotismo del chavismo, que presenta María Gabriela solo por ser hija de quién es. O sino, como en esta ocasión, juegan la carta de la división: Maduro lo está haciendo tan mal que una parte del chavismo quiere sacarlo del poder y proponen a María Gabriela Chávez.
  • En el externo les sirve para mantener un apoyo social de los ciudadanos de otros países, que leen los medios de comunicación afines a la oposición y creen en sus argumentos. Para la derecha venezolana esto es de vital importancia ya que no han descartado sacar al chavismo del poder dando un golpe de estado. Si lo lograsen necesitarían evitar una respuesta contra el golpe en forma de movilización en las principales ciudades del mundo, para asegurarse obtener sin problemas el reconocimiento diplomático del mundo occidental.

Lo cierto es que en las ocasiones anteriores la estrategia solo funcionó, y moderadamente, en el frente exterior. Conservaron el apoyo de los que leen los medios de comunicación afines, pero no dividió al chavismo. Tampoco ganaron las elecciones. Tomando esa experiencia lo han vuelto a hacer varias veces, cada vez con menos réditos. Sin embargo en 2018 vuelven de nuevo con lo mismo.

La oposición venezolana no se destaca especialmente por su inteligencia política. Durante el pasado 2017, con el chavismo siendo incapaz de resolver rápidamente los problemas que la propia oposición desató, (especulación de los precios, violencia guarimbera, escasez de medicamentos…) lo que lo hizo vivir uno de sus momentos más bajos desde 1.999, la MUD perdió con amplio margen su propio plebiscito -del que acabaron quemando los votos-, las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) (no se presentaron a esas elecciones para demostrar un supuesto fraude que al final no hubo, exactamente igual que en 2005, cuando no se presentaron a las elecciones legislativas por lo mismo. El resultado fue igual: regalaron al chavismo el poder legislativo y perdieron el apoyo en las movilizaciones) y las municipales.

Ahora vuelven a desatar los rumores de la candidatura presidencial de María Gabriela. Un medio de derechas de Latinoamérica funciona como un altavoz más de la derecha venezolana. Concretamente Cronica.com.mx apoya a la oposición en la difusión de esta estrategia rastrera con una noticia titulada “La hija favorita de Chávez, la apuesta del chavismo para sacar del poder a Maduro“. Sí, ponen “hija favorita de Chávez“. Periodismo de investigación. La noticia comienza de esta manera:

“Heredera. Un reporte del 14 de mayo del 2014 publicado por el diario El Carabobeño destaca que María Gabriela Chávez, en una visita que hizo a Fidel Castro, le hizo saber que quería ser la próxima candidata presidencial del oficialismo y ser también la nueva presidenta del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) creado por su padre”.

Hace cuatro años un periódico regional de derechas venezolano publicó sin aportar fuentes ni ninguna otra prueba o documento en el que sustentar su noticia, que María Gabriela Chávez le habría confiado a Fidel Castro sus aspiraciones presidenciales. Hay más:

“Sin experiencia política y respaldada solo por haber sido la hija favorita del fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez y ser discípula de los líderes cubanos (el extinto) Fidel Castro y el aún mandatario Raúl Castro, María Gabriela Chávez, actualmente embajadora alterna del régimen de Nicolás Maduro ante la ONU, se perfila como la apuesta de gran parte del chavismo para arrebatar el poder al dictador en las elecciones presidenciales de este año y pactadas para diciembre próximo, destacaron medios venezolanos como los periódicos El Nacional, El Carabobeño, el diario español ABC y la cadena CNN”.

Sí, a mi también me parece extraño que a un dictador se le pueda arrebatar el poder ganando unas elecciones, que se lo digan a Salvador Nasralla y Manuel Zelaya o al Partido Comunista de España (PCE) los años que van desde el 1 de abril de 1939 hasta el 20 de noviembre de 1975. En este párrafo se condensa toda la estrategia: el nepotismo (“solo por haber sido la hija favorita del fallecido ex presidente“), la división del chavismo (“la apuesta de gran parte del chavismo para arrebatar…”) y la dictadura en un país que ha celebrado tres elecciones en los últimos meses. El diario sigue:

“La cadena CNN y el periódico español La Vanguardia, así como el diario venezolano El Nacional, señalan que el divisionismo dentro de la cúpula chavista ha llevado a que entre los mismos líderes del bloque creado por Chávez exista distanciamiento desde hace varios años y se ha notado por las marcadas preferencias entre los que quieren seguir con Nicolás Maduro, como el vicepresidente Tarek El Aissimi; el ministro del Interior, Andrés Reverol López, y Diosdado Cabello, número dos de la Asamblea Nacional Constituyente; y los que han comenzado a mirar hacia otras posibles opciones y entre ellos se encuentra Vladimir Padrino, general jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, uno de los preferidos del chavismo desde 2002, cuando ayudó a regresar a Chávez al poder luego de una intentona golpista, y el director de la Policía Nacional Bolivariana, Carlos Alfredo Pérez Ampueda, entre otros”.

La derecha lleva señalando una supuesta división del chavismo desde casi el comienzo de la Revolución Bolivariana. Tan solo hace un año era Nicolás Maduro frente a Diosdado Cabello. Hoy es todo el mundo contra Maduro. Me trae a la mente el recuerdo de las tertulias políticas sobre Venezuela que se hacían hace una década, en la que llevaban a neoliberales disfrazados de izquierda para que se uniesen a los de derecha contra Chávez, para dar una imagen de que él estaba solo, que lo hacía tan rematadamente mal que nadie, ni siquiera los de izquierda ¡los suyos!, lo apoyaba. Lo mismo intentan hacer ahora con Nicolás Maduro.

Y sí. De cara a las elecciones del último año ha habido división. Pero en la oposición, que no se ponía de acuerdo en si participaban en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) llegando algunos partidos antichavistas a inscribirse. Si hacer su propio plebiscito. Si participar en las regionales y municipales, lo que supuso un verdadero cisma con candidatos pegándose en plenas primarias, presentándose en cinco candidaturas diferentes en varias ciudades… Mientras que el chavismo fue un bloque unido en todas las ocasiones.

De hecho el PSUV ya se ha pronunciado, habrá un solo candidato y será Nicolás Maduro, quizá a la redacción de Cronica.com.mx aún no ha llegado la noticia. Tampoco deben de llegar informaciones de las encuestadoras de la oposición que señalan a Nicolás Maduro como el ganador de las elecciones a causa de la división de la oposición y su falta de propuestas políticas más allá de sacar al chavismo del poder. Pero el relato de ciencia ficción del periódico de derechas mexicano no acaba aquí. Nos deleita con unas líneas más:

“Por otra parte, el periódico El Universal y el portal Noticias24 reportaron que tras esta visita de la hija de Chávez a Fidel y Raúl Castro siguieron otras más, lo que causó el enfado de Maduro, quien no reclamó nada a Marygaby, a quien, según la oposición venezolana, el dictador le encargó ser la embajadora alterna del país ante la ONU, no para debatir la posición de Venezuela ante el mundo, sino para vigilarla de cerca y mantenerla lejos de los líderes cubanos”.

El periódico reduce su credibilidad editorial al mínimo para que le sirvan como pruebas unas declaraciones de alguien de la oposición que ni se sabe quién es para conjeturar sobre el nombramiento de María Gabriela como embajadora alterna de Venezuela ante la ONU. Para tenerla vigilada la manda lejos, a EEUU precisamente, la cuna de los golpes de estado. Y para tenerla alejada de los líderes cubanos le da facilidades para salir del país cuando quiera. O Nicolás Maduro es un analfabeto político o las teorías conspiranoicas de Cronica.com.mx no se sostienen:

“Tras la muerte de Fidel Castro el 25 de noviembre de 2016, la hija de Chávez ha buscado al mandatario cubano Raúl Castro, quien le ha expresado su apoyo en los proyectos futuros, entre ellos su aspiración presidencial.

Para el régimen cubano, el que María Gabriela llegue a la presidencia de Venezuela significaría la esperanza de la isla para mantener el subsidio de petróleo gratuito y que oscila entre los 7 mil y 8 mil millones de dólares anuales por los más de 100 mil barriles diarios de crudo”.

Nicolás Maduro no solo ha mantenido las relaciones comerciales con Cuba que inició Hugo Chávez, sino que las ha profundizado. Hasta hoy no hay nada en la política exterior de Venezuela que haga sospechar un cambio de rumbo, pero para el digital que ha publicado la noticia, la salvación de Cuba reside en María Gabriela, quién parece haber recibido el apoyo del que será expresidente de Cuba cuando se celebren las elecciones venezolanas, por lo que su capacidad de influencia se habría reducido bastante. El diario mexicano escribe:

“En tanto, un reporte del periódico español ABC refiere que el gobierno de Maduro se ha encargado de poner el nombre de Venezuela al nivel de naciones con serios problemas de crisis y pobreza como Sudán del Sur, Yemen, Somalia y Haití. Su gestión es desastrosa y los militares cada vez tienen más puestos de responsabilidad en el gobierno y las instituciones, por lo que no sería extraño ver que las Fuerzas Armadas dieran su apoyo a un candidato que recupere los ideales chavistas”.

La derecha se ha convertido en la vara chavista de medir, en el guardián de las esencias del legado de Chávez. Nicolás Maduro, el hombre elegido por Chávez que acudió a las elecciones de 2013 con el programa redactado por Chávez unos meses antes, y que se ha dedicado a aplicarlo punto por punto, no es fiel a los ideales chavistas. Pese a una agresión constantes desde que ganó las elecciones tanto dentro como fuera de Venezuela, con medicinas y alimentos caducándose y pudriéndose en los puertos de Colombia, con una violencia en las calles desatada por sectores de la MUD matando y saqueando, con sanciones económicas impuestas por el país más poderoso del mundo, y con una agobiante cobertura mediática frontalmente en contra, Nicolás Maduro no solo ha mantenido lo logrado por el gobierno anterior, sino que ha seguido aumentando los salarios, las pensiones, la entrega de viviendas. Pero no ha logrado convencer a los antichavistas de que es lo suficiente chavista.

Con el problema de violencia desatado por la oposición en forma de guarimbas solucionado tras la votación de la ANC, con el precio de los alimentos y bienes de primera necesidad estabilizándose a la baja tras el nacimiento del Petro, con las familias comiendo gracias a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y con el diálogo entablado con la oposición, la situación en Venezuela es lo suficientemente buena como para ganar tres elecciones seguidas sin hacer fraude, lo que pone al país caribeño por encima de México, país donde las elecciones las gana el que hace mejor fraude, el narcotráfico dirige la vida de millones de mexicanos, y más periodistas y cargos políticos son asesinados que en cualquier otro lugar del planeta.

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.net - Sígueme en Twitter: @ProtestFor36 Todos mis contenidos puedes leerlos aquí. He publicado varios libros, entre ellos: Socialismo en Sudamérica: De la utopía a la realidad (Editorial el Perro y la Rana, 2010). Honduras: El sueño liberador convertido en pesadilla opresora. El Libro Negro del Bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Muchas gracias por leer ElEstado.Net.

A %d blogueros les gusta esto: