El País inicia la desinformación contra Venezuela a causa de las elecciones presidenciales

Presentamos una nueva sección llamada Desarticulando la Información. En ella cogeremos noticias de medios de comunicación en las que exista falsificación de los datos, ocultación de la verdad o cualquier otra circunstancia que no se ajuste a la ética periodística, y la desarticularemos para mostrar la manipulación a la que los medios de comunicación de masas someten a la información.

El País, el diario que intentó hacer pasar la foto de un mexicano en medio de una operación complicada por la imagen de un Hugo Chávez moribundo, vuelve a la carga contra Venezuela. Después de todo son las elecciones presidenciales y la oligarquía española, y la de otros muchos países, quieren volver a echar el guante al petróleo y a otros recursos hidrocarburos y naturales que se encuentran bajo los pies de los venezolanos.

Mentiras, medias verdades y silencios cuando conviene. El País dibuja una realidad que no se corresponde con la de Venezuela. Ya desde el titular comienza la ofensiva «El Supremo chavista prohíbe a la oposición ir unida en las elecciones«. No hay separación de poderes nos quieren decir para mantener la idea de que Venezuela es una dictadura. No como en Honduras, que la Constitución prohíbe a Juan Orlando Hernández (JOH) prensentarse a la elecciones y la justicia hondureña lo permitió porque… ¿no supieron entender el significado de «el periodo presidencial será de cuatro años«?

Volviendo a Venezuela, El País no dice en ningún momento de la noticia por qué el Tribunal Supremo de Justicia es chavista. No existen argumentos ni pruebas que lo demuestren. Será debido a que se quiere dar la imagen de que es Nicolás Maduro quién elige a dedo a sus integrantes para que sigan sus órdenes. Sin embargo los candidatos deben cumplir una serie de requisitos (postgrado y quince años desempeñando la profesión entre otros) y pasar tres procesos de selección, el segundo de ellos le corresponde al Poder Popular, es decir, a los ciudadanos de Venezuela.

La sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela

Por otra parte no es cierto que haya sido el Tribunal Supremo de Justicia el que impide a la oposición ir unida a las elecciones presidenciales. La legislación venezolana impide la doble militancia, por lo que no se puede validar un partido político en solitario y después volver a hacerlo en una coalición, hay que elegir. La oposición venezolana conocía esta situación pero debido a las disputas internas muchos partidos que adversan a Nicolás Maduro han optado por registrar su organización política fuera de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), por lo que esta coalición no se podrá presentar.

El problema de fondo que tiene la oposición es que está inmersa en una guerra interna. En las pasadas elecciones municipales la oposición pudo ir unida si hubiera querido, pero tras llegar a las manos entre varios de sus candidatos durante sus primarias, se presentó dividida hasta en cinco candidaturas en algunas ciudades, sin lograr la unidad en ninguna plaza importante. A día de hoy hay tres facciones dentro de la MUD: quienes quieren hacer primarias para elegir a su candidato, los que no se quieren presentar para intentar boicotear el proceso electoral, y los que quieren imponer como candidato al empresario Lorenzo Mendoza. No es de extrañar que ante esta situación sea imposible alcanzar la unidad, aplique la ley el Supremo o no.

El País escribe que «el anuncio ocurre unas horas después de que Tania D’ Amelio, rectora del Poder Electoral, informara de la ilegalización de los partidos Voluntad Popular, fundado por Leopoldo López, y Puente por no “atender” al proceso de renovación convocado por la autoridad comicial. “Al no atender la convocatoria de renovación de partidos hecha por el Consejo Nacional Electoral (CNE) automáticamente decidieron cancelar sus partidos al no cumplir con los requisitos de ley”, ha explicado

El periódico español o miente descaradamente o no se ha informado bien, puesto que ni Voluntad Popular (VP) ni Puente han sido ilegalizados, sino que han sido cancelados de esta convocatoria electoral porque no asistieron al llamado del Consejo Nacional Electoral para renovar sus datos ante esa institución, algo que sí hicieron otros muchos partidos opositores los cuales sí se pueden presentar a estas elecciones, como Acción Democrática y Primero Justicia.

Ramos Allup, líder de Acción Democrática, quiere disputar la presidencia a Nicolás Maduro

El País sigue con su manipulación: «Voluntad Popular es uno de los cuatro partidos más grandes de la MUD y había anunciado que no volvería a renovar su nombre ante al CNE. Fue fundado por Leopoldo López hace seis años, tiene una nutrida fracción parlamentaria y ha conquistado varias alcaldías fundamentales. A él pertenecen varias figuras conocidas de la oposición, entre ellos Freddy Guevara, Luis Florido y Carlos Vechio. Parte importante de su dirigencia nacional está en prisión, como el propio López, asilada en embajadas o en el exilio«.

Es posible que los del Grupo PRISA hayan sido víctimas de su propia manipulación, ya que Voluntad Popular a día de hoy no tiene en su poder ninguna gobernación ni ninguna alcaldía. Los venezolanos castigaron a esta formación política en las pasadas elecciones regionales y municipales a causa de la violencia que desataron durante las guarimbas.

El rotativo quiere dar a entender que el partido VP está siendo víctima de la persecución de la dictadura de Nicolás Maduro al redactar que sus principales líderes están en prisión, guarecidos en embajadas o huidos en otros países. De nuevo El País no pone contexto. Leopoldo López llamó a la violencia en las calles provocando decenas de muertes, Freddy Guevara dirigió las guarimbas que se cobraron otras nuevas decenas de muertos, cientos de heridos y millones de bolívares en pérdidas. Luis Florido y Carlos Vechio apoyaron y participaron en la organización de la violencia.

La noticia sigue de esta manera: «El Gobierno de Estados Unidos no reconocerá al presidente que sea elegido en las próximas elecciones de Venezuela. (…) Este es el tercer pronunciamiento del Departamento de Estado en contra de la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, integrada solo por oficialistas, de adelantar las elecciones presidenciales, cuando generalmente se efectúan a finales de año. «El Gobierno venezolano, necesita hacer reformas electorales significativas que permitan unos comicios verdaderamente libres, justos, transparentes y creíbles bajo la observación internacional», ha mencionado el funcionario estadounidense, según ha informado Efe

¿Por qué la oposición decide no presentarse a elecciones que sabe de antemano que va a perder? Para que los medios de comunicación que manipulan sobre la realidad venezolana puedan decir que determinada institución está «integrada solo por oficialistas», y con ello fundamentar la idea de que en Venezuela realmente existe esa dictadura que impide a la oposición participar. Pero no solo por eso, la justificación suele ser el fraude. Precisamente ese que, por la más escurridiza de las casualidades, nunca aparece cuando se presentan y ganan. El mismo por el que piden una auditoría sobre la que no se informa al haber conseguido transmitir su show por los principales medios de comunicación. Sin embargo, ya con los focos mediáticos apagados, la oposición reconoce que no ha habido fraude.

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela

Ahí tenemos a El País, expresando que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela está integrada solo por oficialistas. Lo que no dice es que Nicolás Maduro invitó varias veces a la MUD a participar. Sin embargo la oposición sabía de su desgaste debido a las guarimbas, que en esos momentos se les habían ido de las manos de tal manera que hasta afectaba a sus propios líderes y votantes. Por ello decidieron hacer un plebiscito para rechazar la convocatoria de la ANC. Los resultados fueron tan pobres que tuvieron que quemar las actas electorales y los votos al acabar la jornada, precisamente ellos que siempre piden una auditoría. En su plebiscito votaron varias veces las mismas personas, menores de edad e incluso extranjeros. Se calcula que obtuvieron 3 millones de votos. Su jornada de realizó en paz, el chavismo respetó la convocatoria.

Sin embargo la oposición llegó a derruir puentes para impedir votar a los ciudadanos en la Asamblea Nacional Constituyente. Mataron y rodearon colegios estando armados para impedir que los electores pudieran votar. Aún así la ANC obtuvo un apoyo de 8 millones de votantes.

Irónicamente, la oposición pedía hace unas semanas el adelantamiento de las elecciones presidenciales. Ahora que se han adelantado elevan su queja por ello. Una posición que varía conforme a la actuación del chavismo, del que siempre se ponen en contra aunque se haga lo que ellos piden. Esa forma de actuar demuestra que no tienen una alternativa para Venezuela más que eliminar al chavismo, una explicación más de sus últimas derrotas electorales durante 2017.

Mientras tanto el gobierno de los EEUU dirigido por Donald Trump, da a El País argumentos para asentar el argumento de que Venezuela está aislada en el mundo a causa de sus derivas totalitarias. Sin embargo eso responde a una visión occidentalista arraigada en el colonialismo. En el mundo existen más países que los de Europa Occidental, EEUU, Canadá y Australia. Por ejemplo los que integran el Movimiento de Países No Alineados. En total 135 países que apoyan a Nicolás Maduro, quién casualmente ostenta la presidencia de esa organización internacional.

Pese a que EEUU diga que es necesaria observación internacional, en las convocatorias electorales venezolanas hay observadores internacionales que responden a criterios ideológicos de izquierda y de derecha. No solo van afectos a la Revolución Bolivariana. Ejemplos de eso hay muchos, por ejemplo Jimmy Carter -expresidente de EEUU– o el Centro de Estudios Latinoamericanos (CEELA) e incluso políticos del Partido Popular (PP).

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.net - Sígueme en Twitter: @ProtestFor36 Todos mis contenidos puedes leerlos aquí. He publicado varios libros, entre ellos: Socialismo en Sudamérica: De la utopía a la realidad (Editorial el Perro y la Rana, 2010). Honduras: El sueño liberador convertido en pesadilla opresora. El Libro Negro del Bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Muchas gracias por leer ElEstado.Net.

A %d blogueros les gusta esto: