Ana Naranjo: “Izquierda española y europea tienen muchas expectativas en Adelante Andalucía” (II)

Publicamos la segunda parte de la entrevista que le hicimos a Ana Naranjo, cabeza de lista de Adelante Andalucía por la provincia de Córdoba. Hablamos sobre el apoyo a Adelante Andalucía, memoria histórica, el pacto de gobierno de IU con el PSOE, el ejemplo que Adelante Andalucía podría ser para España y Europa entre otras cuestiones.

A lo largo de esta campaña las encuestas muestran una intención de voto ascendiente para Adelante Andalucía. ¿Siente este apoyo en los actos?

Tenemos unas buenas valoraciones que van in crescendo en las diferentes encuestas. Sí sentimos ese apoyo en los actos que vamos realizando a lo largo de la provincia desde Adelante Andalucía. De hecho la caravana en la que se mueven Teresa y Antonio es recibida en más de un municipio al grito de “¡No Pasarán!“, porque si algo garantizamos desde Adelante Andalucía es que vamos a frenar a la derecha, somos la única herramienta política que puede hacerlo.

No pasó nunca la derecha por Andalucía. Nunca fue alternativa, no lo es en el presente y no lo será en ningún futuro. Adelante Andalucía es la única herramienta que puede poner freno a la derecha, ya que Susana Díaz -ha sido la presidenta más de derechas que hemos tenido- prefirió que gobernara Mariano Rajoy a que lo hiciera Pedro Sánchez, su propio compañero de partido.

Susana Díaz también ha preferido pactar en Andalucía con un partido de extrema derecha como es Ciudadanos, que ya ha declarado públicamente que no tiene ningún problema para sentarse a negociar con VOX, cuando le están dando algunas encuestas la posibilidad de entrar en el parlamento de Andalucía.

Sentimos ilusión, sentimos alegría y sentimos que la gente tiene esperanza en que este proyecto, a partir del dos de diciembre, se ponga en marcha.

Además, las encuestas indican que Adelante Andalucía podría obtener 3 representantes en Córdoba. ¿Cómo se vive una campaña electoral siendo la cabeza de lista? ¿Para ustedes es esta una campaña hecha desde el optimismo?

Se vive una campaña con mucha ilusión, con mucha energía, con muchísimo trabajo. Hay gente que te para por la calle -yo no vengo desde la institución, llevo 20 años en el activismo vinculada con la defensa de la educación pública, soy profesora, también con el foro por la memoria de Córdoba-, por lo que la gente que me ve por la calle me pregunta si vamos a cambiar las cosas, que si de verdad vamos a hacer lo que prometemos, que si vamos a cambiar de forma de vida… En general tenemos una buena acogida entre nuestros vecinos y compañeros de activismo, lo que te pone las pilas para tirar adelante con la campaña.

Por lo tanto sí, es una campaña hecha con mucho optimismo, con mucha ilusión, con mucha entrega, con mucho amor y con muy pocos recursos. Somos el partido político que con muchísima diferencia está haciendo la campaña electoral más barata, porque lo hacemos con nuestra militancia, con nuestra entrega y lo hacemos poniendo a disposición los escasos recursos humanos que tenemos.

Mi reconocimiento a todos los que están sacando adelante la campaña, a los que se van a repartir hojillas, a los que se van a los pueblos a repartir los materiales, a los que van cerrando los actos de esta caravana electoral, y a todos aquellos que se van implicando para transformar esta tierra.

IU tiene una larga experiencia de gestión en ayuntamientos de toda Andalucía, ¿cree que la ciudadanía les percibe como un partido de gobierno?

Tenemos una larga experiencia en gestión de ayuntamientos, y también tenemos que decir que IU en Andalucía ha sido la única que ha mantenido viva la llama de la izquierda en épocas en las que nos hemos sentido a veces un poco solos. Ahora estamos mucho más contentos porque el panorama de la izquierda ha crecido y es mucho más amplio, rico y diverso, lo cual ha permitido tener la capacidad de sumar y de construir herramientas que nos permitan transformar la realidad.

La ciudadanía sí, claro, nos percibe como un partido de gobierno porque nos ha visto gestionar sus municipios, que es además la política más cercana de cara al ciudadano, que conoce que las políticas de izquierda buscan siempre poner la vida de los trabajadores en el centro frente a los intereses de los poderosos: de la oligarquía y de los grandes empresarios de este país. Nosotros ponemos en el centro los intereses de los trabajadores y eso lo saben los que nos han visto gobernar.

De 2012 a 2015 IU formó parte tanto de los gobiernos del PSOE de José Antonio Griñán y Susana Díaz. ¿Qué balance hace de esa etapa?

Hacemos un balance positivo  porque en la medida de nuestras posibilidades, y teniendo en cuenta la correlación de fuerzas que teníamos en ese cogobierno, fuimos capaces de poner en marcha políticas y medidas que mejoraron y defendieron los derechos de los trabajadores.

Me refiero por ejemplo a la Ley de Función Social de la Vivienda. Una ley que blindaba el derecho que tenemos a una vivienda digna y lo hacía real. También permitía que no hubiera casas sin gente ni gente sin casa, incluso la capacidad de poder realizar expropiaciones si esa vivienda no estaban en uso, por lo tanto existía una herramienta para poder presionar a los propietarios para poner esa vivienda a disposición de los ciudadanos dentro del mercado de vivienda, y se animaba también con ello a que esas viviendas fueran ocupadas con el objetivo de que tuviesen un uso. Que fuesen puestas dentro del mercado con unos intereses alejados de especulación.

Por otro lado también pusimos en marcha la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, que es un referente para el conjunto del estado ya que es una iniciativa que supera con creces a la ley de 2007 de Zapatero, porque gestiona desde lo público las políticas de memoria, al considerar que tiene que ser la Junta de Andalucía la que tenga un protocolo de exhumación claro y concreto.

Son obligatorias las pruebas de ADN, para poder identificar y confirmar con datos judiciales e históricos el genocidio que hubo en Andalucía. Además es una ley que se centra también mucho en el campo educativo e introduce en el currículum de las etapas obligatorias el estudio de la Memoria Democrática, que es fundamental para que las generaciones futuras conozcan la verdad histórica en el aula, con el fin de que puedan comprender y rechazar el franquismo sociológico.

Una ley que es cada vez mas necesaria teniendo en cuenta el avance de los partidos de extrema derecha, que se sustentan en una defensa de esa dictadura franquista. Por lo tanto para eliminar esos posos históricos sobre la etapa del franquismo, es necesario llevar la memoria a las aulas.

En ese sentido también estamos aplicando esa ley desde los diferentes ayuntamientos, porque también establece la necesidad de limpiar el callejero de nombres vinculados a la dictadura. Donde gestiona la izquierda los cambios son más avanzados, mientras que nos está costando un poquito más en otros ayuntamientos.

Año 2018, después de 36 años de gobierno del PSOE en Andalucía ¿Cómo ha evolucionado la sociedad y qué retos tiene por delante?

Los 36 años de gobierno del PSOE en esta tierra han dado para mucho, pero el PSOE aquí ya no tiene proyecto político. Ha cumplido un ciclo histórico y es una organización que en los 10 últimos años no ha sido capaz de frenar la desigualdad que ha ido en aumento en Andalucía, situación que se confirma con un solo dato: catorce andaluces concentran el 4,5% del Producto Interior Bruto de Andalucía, más de lo que se invierte en educación.

Por lo tanto estos diez últimos años han sido una oportunidad perdida para avanzar en empleos estables y de calidad, para distribuir mejor la riqueza, para combatir esa desigualdad que por el contrario ha ido en aumento, y también para avanzar en torno a la igualdad de género. Esos son los retos siguientes junto con el cambio de modelo productivo, porque queremos una Andalucía libre en pie de igualdad, que sea motor de desarrollo y que distribuya bien la riqueza.

Una Andalucía que sueñe con un futuro prometedor en el que tengamos una mayor cohesión social, y en ese sentido tenemos que apostar por un plan de reindustrialización de nuestra provincia, necesitamos tener procesos de transformación industrial asociados a nuestras materias primas y a nuestros productos alimentarios.

La provincia de Córdoba es líder en producción de aceite de oliva, esas materias primas y esos recursos se exportan fuera, y allí es donde generan valor añadido; se envasan, se etiquetan y luego vuelven a nuestros supermercados para que paguemos por ellos para ser consumidos.

Queremos generar ese valor añadido dentro de la provincia de Córdoba, por lo tanto tenemos que apostar por la banca pública para que financie esas empresas de transformación de nuestras materias primas, que generen desarrollo industrial, que generen valor añadido y empleos de calidad en nuestra comunidad autónoma.

Ya sabemos lo que tenemos en Andalucía: somos líderes en exportación de productos hortofrutícolas a nivel mundial. Ya sabemos que los japoneses están encantados con nuestros productos, pero también queremos consumirlos aquí, y para eso necesitamos tener una mayor capacidad adquisitiva. Necesitamos aumentar los salarios para inyectar ese dinero en el circuito económico andaluz. Y necesitamos también aumentar la investigación y el desarrollo, esa financiación que no llega al 1% con el gobierno de Susana Díaz, nosotros proponemos aumentarla hasta el 2,5%.

¿Existe el “susanismo”? ¿Cómo lo definiría?

¡Claro que existe el susanismo! No es otra cosa que la defensa por parte del gobierno de Susana Díaz de los intereses de la oligarquía andaluza, de las grandes corporaciones financieras y empresariales como Abengoa y Unicaja. Gobernar para la minoría privilegiada de Andalucía, los grandes propietarios de tierras, las grandes empresas como Gas Natural, que tuvo la desfachatez de hacerse la foto en Doñana con su consejero Felipe González, eso es el susanismo. Por eso decimos que Susana Díaz es una presidenta muy de derechas.

Estamos ante el inicio de un nuevo ciclo electoral en España ¿Cree que la experiencia de Adelante Andalucía puede ser exportable al resto del estado?

Estamos muy ilusionados con que este germen que estamos construyendo para frenar a la derecha, para poner la vida en el centro, para mejorar la vida de los trabajadores, también pueda implementarse en el resto del territorio español. Esta herramienta que estamos construyendo aquí de resistencia puede ser también un instrumento que cambie la vida del resto de trabajadores españoles.

Tenemos además por delante diferentes convocatorias electorales autonómicas, elecciones municipales en mayo de 2018, elecciones europeas en 2019 y las próximas elecciones generales en 2020. Somos muy conscientes desde Adelante Andalucía que hay muchas expectativas puestas desde la izquierda del resto del estado e incluso de fuera de él.

Por parte del Eurogrupo (GUE-NGL), están todos muy contentos y muy satisfechos con este proyecto. Además están pendientes de nuestros resultados, eso también es una gran responsabilidad porque sabemos que si el 2 de diciembre en Andalucía somos capaces de frenar a la derecha, de situar la vida en el centro y de poner en marcha políticas de cambio, también seremos capaces de ilusionar al resto de españoles para que apuesten por la unidad de la izquierda para mejorar sus condiciones de vida.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: