Gears Of War: Teoría sobre la descendencia de la Reina Myrrah

[Atención Spoilers. Si no te has pasado la historia de los cuatro Gears Of War numerados no leas este artículo.]

Me quedé en shock al ver el final de la historia de Gears of War 4, ¡cuán alargada es la terrorífica sombra de la imponente Reina Myrrah! ¡Qué inteligencia la suya! ¡Qué gran estratega tuvo siempre la Horda Locust! Ahora entiendo por qué acudió en el Tempest a frenar a Adam Fenix arriesgándose a morir. Le daba igual, ya había logrado que su movimiento sobreviviera sin ella, algo que todos los líderes de la historia que han encabezado movimientos contra el poder establecido han querido pero nunca logrado. Por eso la Reina Myrrah se acercó a Marcus con esa soberbia y despreocupación.

Myrrah había tenido una hija -como mínimo y que sepamos por ahora- para que continuase con su lucha. Le había dado a Reyna su colgante con el símbolo de la Horda Locust, y ésta a su vez se lo había dado a su propia hija Kait, quién solo sabía que era de su abuela y lo llevaba con orgullo. Podemos suponer pues que la amiga de JD Fenix no tenía ni idea, en el momento de acabar el Gears of War 4, de quién era su abuela ni qué había hecho.

Sorprende mucho porque nunca nadie pensó que Myrrah hubiera podido tener una hija. ¿Cuándo? ¿Dónde? Y, sobre todo, ¿con quién? O, quizás, ¿con el material genético de quién? Reyna, la hija de Myrrah es humana y lo suficientemente joven como para que Myrrah la hubiera parido durante más allá de la mitad de las Guerras del Péndulo, más o menos en torno a 15-10 años antes del Día de Emergencia. Al menos a juzgar por su apariencia juvenil, mucho más que Marcus, quién tiene 63 años en los hechos que narra este Gears of War 4.

Reyna no parece tener más de unos 50-55 años. En el momento de morir han pasado 41 años desde el Día de la Emergencia, por lo que se podría determinar que nació unos 15 – 10 años antes de que terminasen las Guerras del Péndulo. Suena un poco difícil de creer que Myrrah la concibiera una vez se convirtió en la líder de la Horda Locust, aunque claro está tampoco sabemos cuando consiguió obtener esa responsabilidad.

Sin embargo, el nombre de la madre de Kait, Reyna, sugiere que sí, que Myrrah la tuvo una vez ya era la Reina de los locust, por lo que esa fue la razón por la que bautizó a su hija con su título político como nombre, para que sus amados hijos supieran a quién seguir una vez ella ya no estuviera. Pero suena raro, ¿verdad? ¿Acaso Myrrah dejaba la Hondonada para verse con algún amante humano?

Según los registros de la historia oficial de la saga Gears of War solo se reunía con un hombre, Adam Fenix, padre de Marcus y abuelo de JD para que éste científico hallara la solución de acabar con el lambentismo y así los locust no tuvieran que emerger y provocar una guerra que probablemente terminaría en una victoria pírrica, cosa que sucedió al final, casual e irónicamente por poner en práctica la investigación de Adam Fenix.

¿Es posible que en una de esas reuniones Myrrah y Adam mantuviesen relaciones sexuales que terminaron en un embarazo? Por supuesto. De hecho quién escribe estas líneas es de los que creen que la Reyna Myrrah fue la madre de Marcus y esposa de Adam antes de desaparecer en extrañas circunstancias.

Si esto fuera así, Reyna sería hermana de Marcus y Kait la prima de JD. Podría ser, recordemos que la Reina Myrrah instó a Marcus en Azura que hablase con su padre sobre lo que pasó unos 33 años atrás en una de esas reuniones para evitar el Día de Emergencia. Eso coincidiría totalmente con la teoría de la edad de Reyna Díaz explicada al principio de este texto. También explicaría por qué Adam Fenix era reacio a acabar con la Reina Myrrah y solo querer poner fin al lambentismo, algo que Damon Baird le reprochó en Azura.

Aún tomando esta locura como una teoría posible, falta saber cómo se las apañó Myrrah para criar a su hija en la hondonada, o si lo hizo Adam Fenix a escondidas en Azura o en otro enclave de la CGO, el científico tenía muchos amigos e incluso el presidente Prescott le debía algunos favores. Después de todo Reyna huyó de la CGO tras el fin de la Guerra Locust, una acción que para realizarse necesitaba haber pertenecido primero a ese estado.

Además, viendo como Reyna intentó luchar contra los locust (perdón El Enjambre) que sobrevivieron al invento de Adam Fenix cuando llegaron a su aldea para secuestrarla y convertirla en su nueva líder, y cómo le pidió a su hija Kait que la matara cortando aquellos asquerosas venas gigantes, no parece que supiera mucho de la lucha de su madre, por lo que sí sería posible que Myrrah se la diera a Adam sabedora de que una niña no podía criarse entre locust, confiando en que ella al crecer se diera cuenta de cuál era el bando correcto e hiciera lo necesario para ocupar su lugar al frente de los locust.

Por lo que parece al final de Gears of War 4 Reyna prefiere morir a esa otra opción que parece desconocer. Sin embargo no vemos a Kait terminando de cortar las venas que mantienen viva a su madre, ni tampoco si ellas lo saben todo y lo ocultan, ni si al irse Kait aparecieron unos scions y la volvieron a conectar a la red para continuar con el proceso.

Casi nada sabemos del padre de Kait y pareja de Reyna. Solo que era hermano de Oscar, que murió años después del fin de la Guerra Locust y que formó parte del ejército de la CGO ya que fue el autor de un manual para reparar los King Ravens.

Aclaraciones
  • Marcus Fénix tiene 62 años -o 63, depende de si cumple años al final del año- en Gears of War 4.
  • Marcus Fénix tenía 38 años cuando acabó la Guerra Locust.
  • Marcus Fénix tenía 21 años cuando los locust emergieron por primera vez.
  • James Dominic Fenix tiene 24 años -o 25 dependiendo de en qué momento del año cumple- suponiendo que Marcus y Anya lo engendraron en los meses posteriores al fin de la Guerra Locust.
  • Kait nació después de la Guerra Locust por lo que no puede ser mayor de 25 años.

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.net - Sígueme en Twitter: @ProtestFor36 Todos mis contenidos puedes leerlos aquí. He publicado varios libros, entre ellos: Socialismo en Sudamérica: De la utopía a la realidad (Editorial el Perro y la Rana, 2010). Honduras: El sueño liberador convertido en pesadilla opresora. El Libro Negro del Bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Muchas gracias por leer ElEstado.Net.

A %d blogueros les gusta esto: