España semanal

Iniciamos con esta sección un repaso a los acontecimientos que consideramos más significativos acaecidos en este bendito país, y que de algún modo van a alimentar los mentideros o las gradas de San Felipe esta semana.

Granados

No está todavía nada claro si parece aquello de: “¡quinto levanta, tira de la manta!”; ojalá.

En cualquier caso, al margen de sus poco afortunados comentarios machistas y de prensa rosa, el tipo es un iluso si piensa que la misma justicia que todavía no ha sido capaz de dilucidar quién se esconde detrás de la misteriosa anotación en la libreta de Bárcenas, M. Rajoy, va a dar por bueno que el tal López Hierro que también aparece en otra anotación en la citada libreta es el marido de la vicepresidenta del gobierno Sra. Cospedal. Por favor, este señor se llama López del Hierro (como muy bien ha aclarado meridianamente su señora), y hasta el menos avisado de nuestros lectores sabe, como nosotros, que naturalmente no tiene nada que ver con el que aparece en la libreta, que como todo el mundo puede ver, ha de tratarse forzosamente de dos personas totalmente diferentes. Y que el Sr. Granados está ahora intentando agarrase a un clavo ardiendo buscando parecidos imposibles.

Colau

Ada, que no hada. Ada, que la que has “liao”.

Vamos a ver, yo puedo ser republicano (que lo soy), pero eso no está reñido con el buen sentido, la elegancia y la buena educación (antes al contrario). Y si a mí (un suponer poco probable) me invita el rey un día a cenar (o a una bienvenida, máxime si ostento la representación de todos los ciudadanos no solo de los que la hemos votado), asistiré gustoso con mis mejores galas. Y si se trata de un acto oficial, yo que nunca uso corbata, iré muy orgulloso y muy digno con la que creo mejor conjunte. Tal parece que alguien les ha dicho a estos rojos de nueva hornada o advenedizos que así, sin corbata y con tirabuzones o pendientes parecen más revolucionarios. Y eso (la corbata), no tiene nada que ver para que yo le pueda decir a su majestad, cuando tenga oportunidad, educadamente todo lo que pienso, especialmente en lo referido a su augusta familia.

ARCO 2018

Sabemos que el arte es algo subjetivo, pero hay un axioma que no admite discusión: El arte de cada época es siempre, siempre, un reflejo de la misma. Y en esta ocasión la metedura de pata que han tenido cuadra (en la línea de los ejemplos anteriores): Impresentable.

Y el nivel artístico, sin sorpresas, cumpliendo con lo esperado a tenor del continuado declive de los últimos años. Si reparan en ello, no ha merecido ni una reseña en nuestra sección cultural.

Pensionistas

Una gran lección por su parte. En estos tiempos en que parece que todo vale y que estamos anestesiados (el 15M fue la última fecha en la que nos sentimos (y fuimos) ciudadanos, y fue en el año… ¡2011! Nuestros mayores nos están enseñando, de nuevo el camino, exigir nuestros derechos.

Nadie puede dudar de la justicia de sus reivindicaciones, es como un seguro, como un plan de pensiones (además en unas condiciones enormemente ventajosas para la Cia., en este caso el Estado. Ellos han pagado generosamente su cuota durante toda su vida laboral, y no son en absoluto responsables de que el gobierno de turno haya dilapidado hasta el último euro de su hucha.

Veremos quién le pone el cascabel al gato, si la oposición es realmente oposición, y ahora ya sin componendas en este sagrado tema, exigen de una vez el establecimiento de un impuesto específico para tal fin y la justa revalorización anual en el mismo índice del IPC correspondiente.

Veremos.

Delenda est Moscardó. Etiamnum.

Pablo Álvarez

"Republicano confeso con el alma blanca y la sangre roja. Escribo en ElEstado.net porque nuestro querido director así me lo propuso en un momento de debilidad, en un gimnasio y ligeros de ropa, apelando a mi buena pluma. Admirador de Rubens, Picasso y David Hockney ¡Hala Madrid!"

3 comentarios sobre “España semanal

  • el 04/03/2018 a las 16:07
    Permalink

    Decir que nuestros mayores nos enseñan una lección, es absurdo.
    La pensión nace de la solidaridad intergeneracional. Ellos pagaron las de sus padres y sus hijos les pagarán las de ellos. Por tanto, los pensionistas, que están pidiendo que el sistema siga, pero que les paguen más de lo que las generaciones siguientes aportan, muestran una vez más que son unos verdaderos egoístas y además incultos, pues no conocen a pesar de llevar toda la vida en él, el sistema de pensiones. Se creen que ellos han pagado para su pensión.

    Y encima tienen la cara de decir, que la juventud no va a sus manifestaciones. Inconscientes de qué es al revés, ellos tienen que ir a las de los jóvenes para que estos se empleen y puedan cotizar, para que tengan buenos sueldos y por tanto coticen en condiciones para qué, entonces, se puedan subir sus pensiones.

    Podrían pedir un cambio del sistema de pensiones, si consideraran que este sistema ya fracasó. Pero no es lo que piden. Y encima yo me muero de vergüenza, cuando salen en las entrevistas diciendo que mantienen a sus hijos y por eso necesitan más……….. son tan egoístas que quieren sentirse superior a su familia, que dependan de ellos y de ser los cabezas de familia porque los mantienen, en lugar dé, desear que sus hijos tuvieran un trabajo bueno y no precisaran ayuda. Es lo que haría una persona normal, pedir que sus hijos tengan trabajo, no pedir que de los impuestos de los demás les suban a todos las pensiones para ellos poder seguir teniendo a sus hijos bajo su autoridad porque los precisan para sobrevivir.

    Seguimos en la España del siglo XIX y alguno encima pretende dar lecciones………

    Lo mismo respecto a los políticos que no acuden a eventos con el Rey. Si dice qué, es la representante de todos…. por qué niegas entonces que pueda hacer algo que apoyan sus votantes? O es que sólo debe hacer caso a los votantes que la votaron y desean que haga lo que tú propones. Me parece vergonzante que te arrojes la representatividad de todos los votantes de un político y pretendas uniformar a todos, negando así la diversidad de sus votantes y negando así a ella, poder hacer lo que unos esperan de ella unas veces y otras veces, dando la satisfacción a otros, en aquello en que por supuesto, no hubo promesa electoral.

  • el 16/03/2018 a las 21:50
    Permalink

    Contrito y genuflexo, te pido perdón en nombre de los pensionistas por el enorme egoísmo que están mostrando. Gracias por señalármelo.

    Gracias también, Mary, por ser tan amable indicándome lo incultos que son ( pero disculpa por favor el que muchos no pudieron desgraciadamente tener tu formación), al reivindicar una subida superior al 0,25 % que llevan soportando abnegadamente durante años; intentaré convencerles de que en lo sucesivo pongan en las pancartas algo similar a lo siguiente:

    “No estamos de acuerdo en que el déficit del sistema de Seguridad Social alcance tasas superiores al 4% como consecuencia de un incremento en el gasto de las pensiones contributivas, posiblemente ocasionado por el aumento de la tasa de dependencia (cada vez es más gravosa la relación entre el número de beneficiarios y el de las personas que trabajan), el de la tasa de sustitución de las mismas (pensión media/sueldo medio), y, evidentemente, por la desfavorable tasa de desempleo que desgraciadamente soportamos.

    En consecuencia, exigimos la creación de un impuesto especifico para garantizar el sistema de pensiones, sufragado en su mayor parte si ello es posible, por la banca que acabamos de rescatar, al objeto también de no tener necesidad de tener sujetos y esclavizados en el futuro a nuestros hijos para poder sobrevivir.”

    Un poco largo me parece, no sé si la mitad iban a poder con la pancarta.

    Por cierto, el verbo es arrogar, que no arrojar.

    Y los principios nunca son fáciles, pero yo recomiendo a todos mis colegas que se emancipen.

    • el 18/03/2018 a las 08:30
      Permalink

      Gracias por tu respuesta. Cuando alguien responde con sarcasmo (texto largo, etc), señala faltas de ortografía, muestra una humildad desmesurada (pido perdón, amable, etc) y acaba un texto con un mensaje lanzado al viento, que intenta ser una indirecta, sin conocer la edad ni nada de a quien se la lanza (me emancipé con 17 años y de esto ya voló el tiempo) indica muchas carencias para dar una réplica, lo cual me reafirma en que sólo el sentimentalismo está moviendo tantos artículos sobre los pensionistas y por eso no se mueven casi artículos realmente interesantes, que sería sobre el sistema de pensiones y por extensión, del sistema económico.

      Pero nada, seguir, seguir, seguir diciendo pobrecitos…….. en lugar de intentar ser constructivos, pensar con ambición, querer solucionar los problemas del conjunto de una vez y convertirnos en una sociedad moderna. Sigamos con el sentimentalismo porque entiendo que es la mejor forma, la más cómoda de enfrentarse a los problemas del hoy y nos estamos mostrando en ese sentido como un país al que no le gusta el esfuerzo, a pesar de que presumimos tanto de cuanto trabajamos.
      Si aplicáramos críticas constructivas, pensamiento científico, métodos para encontrar los problemas de fondo y las soluciones, si se tuvieran objetivos de futuro ambiciosos, probablemente nos herniaríamos.

      Hace muchos años no se podía poner el sistema en entredicho, hoy se puede y seguimos inmersos en aquel sistema que no dejaba lugar a la crítica profunda, seguimos con el sentimentalismo de pobrecitos, en lugar de entrar en el siglo XXI, proponer métodos y herramientas para hacer diagnósticos y ofrecer sin miedo alternativas. Hoy además, tenemos incluso la suerte de tener la libertad de ejercer la modernidad sin que nos griten: «que vienen los rojos» para conseguir a los críticos que callen la boca.

      Pero nada, sigamos, hasta en la prensa que dice vender algo diferente, con el sentimentalismo del siglo XIX

A %d blogueros les gusta esto: