España semanal #4

El Puntal

“Puntal”. Bailaor flamenco. Expresión sublime de los sentimientos propios del artista. Si decimos que el flamenco se apoya en un trípode, (cante, baile y toque), David Pérez en su espectáculo consigue aunar el cante de Javier Rivera, la guitarra de Miguel Pérez que da vida a su cuerpo. Y el baile, su auténtico lenguaje, con el que da rienda a toda su fuerza y toda su expresividad.

Puntal, como bien explica en su presentación, parte de planteamientos clásicos. Preservando las raíces. Con una estructura tradicional. Manteniendo en todo momento presente en escena las tres vertientes sobre las que se asienta el Flamenco.

Deshojando los palos más representativos de éste. Y, sobre todo, dándole a cada “puntal” el valor que tiene. Inolvidable. Lo vi en Almuñécar, les aseguro que emociona. Aún me duelen las pantorrillas de verle. Y los tobillos. Recomiendo que no se lo pierdan si aparece por su ciudad.

Un Master

De traca.

En cualquiera de los países de nuestro entorno (incluyo Marruecos), este escándalo hubiese conllevado la destitución inmediata, el cese fulminante, o la dimisión instantánea de todos los intervinientes. Pero en este bendito país, no.

Hasta este momento del día en el que este que les habla fija en un folio lo que le susurran sus musas, 10 de abril 2018, sobre las doce, solo ha dimitido una señora, lo que la dignifica en extremo por ser precisamente la única persona que no ha tenido nada que ver con el presunto fraude. Pero seguramente le ha movido a tomar esa drástica decisión el sentimiento de vergüenza ajena que suscita todo este embrollo.

La profesora Laura Nuño ha dimitido como decimos de su cargo de subdirectora del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos después de saber que aparecía su firma en un boletín de notas requerida por la investigación, firma que por supuesto considera falsificada.

El resto de intervinientes se encuentra ahora en la fase (ustedes recordarán) de: ¡Cristina, sé fuerte!. Un minuto y doce segundos de ovación –manda huevos- por parte de los miembros del gobierno de M punto y de los palmeros que a la sazón le acompañaban. Y estas personas son las que nos gobiernan. Menos mal que el partido de la marca blanca ha reducido ahora mismo su terrible ultimátum de veinte días a tan solo una semana. Vamos mejorando. Con lo cual ya parece más cercana la fecha en que los intervinientes, marcados ya con el oprobio de su actuación, pasen a siguiente fase. A saber: “ Esa señora de la que usted me habla…”.

Cristiano Ronaldo

Brutal. Escandaloso. Tremendo. Faltan los adjetivos para catalogar esta obra de arte.

Todos los amantes del fútbol aplaudieron, como los señores seguidores de la Juventus (magnifica lección de deportividad, propongo su candidatura par el próximo premio “Fair play”), esta maravilla. Que además sucedió en un momento importante, cuartos de final de la Champions, y seguramente será el gol por el que será recordado el jugador que para muchos es el mejor del mundo. Jugador que ha tenido la inmensa fortuna de ser coetáneo de un tal Messi, lo que a buen seguro le ha obligado a esforzarse y exprimirse al máximo con el fin de no perder comba en el maravilloso duelo que ambos nos están brindando desde hace años por la supremacía del trono mundial.

Nuestro agradecimiento por ese gol.

No pasarán

¿Sobre qué? 16 días. Madrid 1936.

¿Qué? Exposición de la lucha de Madrid contra el fascismo.

¿Cuándo? Del 3 de abril al 1 de julio de 2018.

¿A qué hora? De lunes a domingo de 10 h a 20 h.

¿Dónde? Sala de Bóvedas de la Casa de la Panadería.

Fotografías, carteles, películas y documentos inéditos componen la exposición ‘No pasarán’, que narra los 16 días de noviembre de 1936 en los que el pueblo de Madrid se levantó contra las tropas sublevadas, “contra el fascismo” y “por la libertad”.

Esta muestra, cuyos protagonistas son los madrileños anónimos, será la primera gestionada directamente por la Oficina de Derechos Humanos y Memoria de Ayuntamiento de Madrid. La exposición centra su relato en el comportamiento colectivo del pueblo madrileño y en los diferentes aspectos que marcaron las más de dos semanas de la defensa de Madrid. Sus comisarios son el historiador y docente universitario especializado en la Guerra Civil y las milicias antifascistas Gonzalo Berger y la escritora, gestora cultural, productora y directora de cine Tània Balló.

La elección de la Plaza Mayor para su emplazamiento no es casual: además de coincidir con las celebraciones de su cuarto centenario, la exposición se situará a pocos metros del lugar donde se alzó la icónica pancarta de “No pasarán”, en la calle Toledo.

“Durante la guerra civil, Madrid fue a la vez frente y retaguardia. Con el ejercito sublevado a las puertas de la ciudad, el Gobierno de la República abandona la capital. La respuesta de los madrileños es rotunda : “No Pasarán”.
Hombres y mujeres de todas las edades se enfrentan con valentía a los fascistas. Se unen a ellos brigadistas internacionales y combatientes llegados de toda España. Juntos hacen posible lo impensable. Tras dieciséis días de duros combates, el pueblo gana la batalla y consigue la primera gran victoria contra el fascismo”. (Extraído del folleto-guía de la exposición).

Añadir por nuestra parte que, como madrileño, en pocas ocasiones me he sentido tan orgulloso de serlo. En la exposición, se vive y siente el espíritu de mis paisanos en aquellos dramáticos momentos. Fotos del metro en el que se refugiaban, las instrucciones ante los bombardeos, los carteles de la época.

Emotivo, emocionante. No hay que olvidar que fue la primera vez en la historia de la humanidad en que un ejército regular bombardeó indiscriminadamente a una población civil, sin seleccionar específicamente objetivos militares, con el único fin de minar su moral y resistencia (la brutalidad de Guernica sería en 1938).

Los heroicos madrileños resistieron hasta donde pudieron.

Nuestro homenaje desde aquí.

Delenda est Moscardó.

Pablo Álvarez

"Republicano confeso con el alma blanca y la sangre roja. Escribo en ElEstado.net porque nuestro querido director así me lo propuso en un momento de debilidad, en un gimnasio y ligeros de ropa, apelando a mi buena pluma. Admirador de Rubens, Picasso y David Hockney ¡Hala Madrid!"

A %d blogueros les gusta esto: