Caleidoscopio: El sumidero

El sumidero

Sentado en la taza del wáter y tirando de la cadena.

Perdón por este comienzo tan escatológico, pero no puedo dejar de pensar en las fantásticas metáforas que a veces nos brinda la vida en las más dispares ocasiones. Viendo y escuchando ahora esa estruendosa espiral, que todo lo limpia y hace justicia, me parece adivinar las siluetas inconfundibles de algunos personajes de actualidad.

Hay uno con barbita, otra señora con permanente cara de mala leche, otra señora más con apellido franquista, otro todavía más enfadado y un poco chulesco, todos como intentando agarrarse inútil y desesperadamente a la resbaladiza loza, para intentar no ser tragados por la giratoria y voraz espiral que todo lo engulle, finalizando con un justiciero estertor, como si de un gigantesco y apocalíptico eructo se tratase.

Me imagino sin poder evitar una sonrisa, según San Juan, este nuevo Beato de Liebana, con sus figuritas románicas tan naif, y con nosotros en esa posición tan indigna, en definitiva sino propiamente haciendo justicia, si al menos viendo como esta, inexorablemente, se cumple.

Empieza bien el día. Acabarán todos tragados por el sumidero.

Harvest

Nuestro botón sonoro para este mes. El incombustible Neil Young, en su más mítica grabación. Conocida es nuestra debilidad por aquellos genios que consiguen algo original, distinto, diferente. Este vinilo lo fue, y lo sigue siendo. Nunca estuve en Alabama o en Texas, pero escuchándolo puedo imaginar entre el trigo, a la luz de la luna, a nuestro amigo con un cierto aire folk, y escuchar sus acordes, su ritmo, su armónica lejana, y su desangelada y quejumbrosa voz también grabada a la distancia justa.

En algún tema hasta colabora la Sinfónica de Londres.

Me lo agradecerán.

Delenda est Moscardó.

Pablo Álvarez

"Republicano confeso con el alma blanca y la sangre roja. Escribo en ElEstado.net porque nuestro querido director así me lo propuso en un momento de debilidad, en un gimnasio y ligeros de ropa, apelando a mi buena pluma. Admirador de Rubens, Picasso y David Hockney ¡Hala Madrid!"

A %d blogueros les gusta esto: