Aciertos y errores de la IV ola del feminismo

Ser feminista hoy en día parece algo muy contemporáneo, pero lo cierto es que el feminismo ha existido desde que habido desigualdades entre hombres y mujeres. A lo largo de la historia del hombre ha habido varias olas feministas en las que se ha luchado por la igualdad entre ambos géneros. Hoy en día estamos viviendo la denominada IV ola del feminismo.

Antes que nada, cabe destacar una vez más el significado del feminismo. Feminista no es más que aquella persona, hombre o mujer, que cree en la igualdad absoluta entre los dos géneros. Dejando claro que no es la interposición de la mujer sobre el hombre como mucha gente, ignorante de la realidad, cree que es el feminismo.

>>“Una cuestión de género”: feminismo de película<<

Por un lado, uno de los grandes aciertos de la IV Ola del Feminismo, es que ha asentado la creencia de la igualdad total y absoluta entre sexos. En todos los ámbitos posibles, tanto en el personal como en el profesional, pasando por todas las instituciones públicas y privadas. La desigualdad entre salarios, por ejemplo, es uno de los puntos más importantes de la lucha feminista en el ámbito profesional.

La desigualdad en los salarios que perciben los hombres y las mujeres por desarrollar el mismo trabajo es una realidad indignante. La protesta más importante del feminismo actual es reclamar la libertad de las mujeres, englobando en la palabra “libertad” todos los ámbitos de la realidad cotidiana: vestir, pensar, ir por la calle sola sin importar la hora…

Otro de los grandes aciertos a destacar son las grandes movilizaciones, no solo los 8M de cada año, sino cuando hay un suceso que enfada a la sociedad, se sale a la calle a protestar contra ello las veces que haga falta. El compromiso de estar ahí, de mostrar a los demás que el feminismo es posible, y que no estamos dispuestas a pasar por alto ni un acto más de machismo.

>>“Se ha despojado de todo significado y carácter revolucionario al 8M<<

Por último, es importante destacar la unión que ha generado esta lucha entre las mujeres, no solo entre las conocidas sino también entre personas que no se conocen de nada. El sentimiento de “no estás sola” que retumba en las manifestaciones es sin lugar a dudas uno de los grandes aciertos.

Sobre los grandes errores de este auge, está el no incluir a los hombres en la lucha. Bien es cierto que es un movimiento esencialmente mujeres, pero como sociedad tanto hombres como mujeres deben creer en la libertad individual de todos los miembros de ésta.

Solo así se podrá alcanzar la igualdad que tanto ansiamos. Sin caer en el tópico que señala que son los hombres quienes liberan las mujeres, sino que simplemente como sociedad se ha evolucionado, y ahora sí estamos más cerca de conseguir una sociedad feminista para todas y todos.

A %d blogueros les gusta esto: