Los últimos coletazos de Lenín Moreno alcanzan a Julian Assange

Finalmente, las autoridades británicas han entrado en la embajada del Ecuador de Londres para detener a Julian Assange. Lo que hace dos años parecía imposible, se ha convertido en una realidad como consecuencia del cambio de rumbo orquestrado por el actual presidente del país latinoamericano, Lenín Moreno. Los últimos coletazos de su mandato han terminado por alcanzar al australiano, exiliado en la embajada desde 2012.

Sabedor de que sus días en la presidencia del Ecuador están contados, Moreno ha decidido hacer un último favor al gobierno estadounidense de Donald Trump revocando el asilo concedido en su día por el presidente Rafael Correa. Además, las últimas filtraciones de WikiLeaks habían relacionado a Lenín Moreno con la adquisición de bienes en distintas empresas deslocalizadas.

La corrupción de los INA Papers, que señala directamente al presidente ecuatoriano, ha sido fundamental a la hora de tomar la decisión de vender al perseguido político a la administración de Donald Trump.

>>¿Por qué Ecuador ha expulsado a Julian Assange de su embajada en Londres?<<

Lenín Moreno ha confirmado la noticia, asegurando que se debe al «comportamiento descortés y agresivo» de Julian Assange con el Ecuador, añadiendo que había «violado la norma de no intervenir en los asuntos de los otros estados«. Moreno se refiere a la filtración en enero, por parte de WikiLeaks, de documentos sobre la guerra sucia en el seno del Vaticano, pero esto no es más que una excusa para intentar frenar las muestras de corrupción de su gobierno.

Rafael Correa ha contestado a Moreno asegurando que el actual presidente ecuatoriano es «el traidor más grande de la historia ecuatoriana y latinoamericana«. Además, añadía que «Moreno es un corrupto, pero lo que ha hecho es un crimen que la humanidad jamás olvidará». Julian Assange, de ser deportado a los Estados Unidos, puede enfrentarse a la pena de muerte por su participación en WikiLeaks.

En varios vídeos publicados hoy, se puede ver a un Assange con el pelo rapado y una larga barba siendo arrastrado por varios policías británicos; los agentes lo trasladan pocos metros, desde la puerta de la embajada hasta un furgón policial que espera en la entrada.

>>Rafael Correa: “Días de Assange están contados en la embajada”<<

Cabe destacar que, desde hace meses, Julian Assange no tenía acceso a internet, ni podía comunicarse con nadie del exterior de la embajada. Las filtraciones realizadas por WikiLeaks, que funciona independientemente del hacktivista australiano -que también tiene la ciudadanía ecuatoriana-, son realizadas por hackers de sombrero blanco de todo el mundo que defienden el derecho a la información libre, y están en contra de las manipulaciones que hacen los estados y las grandes corporaciones. Así, Assange no podría haber participado en ninguna de las filtraciones de las que le acusa Moreno.

Si Assange es, finalmente, ejecutado por parte de las autoridades estadounidenses, Lenín Moreno no solo deberá responder pos sus actos; también deberá ser juzgado por colaboración en su asesinato.

Gerard Tico Guiu

Sempiterno estudiante de Historia. Responsable de la sección "España" y redactor en El Estado. Puedes ver mis tuits en mi página personal - @Gerhidt

Un comentario sobre “Los últimos coletazos de Lenín Moreno alcanzan a Julian Assange

A %d blogueros les gusta esto: