Oposición paraguaya denuncia que las encuestas jugaron importante papel en el fraude

La oposición paraguaya, unida en la Gran Alianza Nacional Renovada (Alianza GANAR), ha sufrido un golpe de estado electoral que le ha impedido hacer efectivos los votos recibidos en las urnas durante las elecciones generales celebradas el pasado 22 de abril. La entente electoral opositora se mantiene en dos pilares principales, por un lado el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), de centroizquierda, y por el otro el Frente Guasú (FG) de izquierda bolivariana. A ellos se han unido diversos partidos de izquierda.

Durante la campaña electoral, los dirigentes de la Alianza GANAR denunciaron en varias ocasiones que las encuestas publicadas en los principales medios de Paraguay, no mostraban la realidad del escenario electoral. Sostenían que los estudios demoscópicos eran una manera de manipular la intención de voto de los ciudadanos.

Tras observar el resultado electoral preliminar, se constató que la diferencia entre Efraín Alegre, candidato de la izquierda, y Mario Abdo, candidato de la Asamblea Nacional Republicana-Partido Colorado (ANR-PC) era mucho menor de la señalada por las encuestas. Sumado a las declaraciones de los observadores internacionales que apuntaban claramente hacia un fraude que hacía imposible dar por bueno el resultado, para los líderes de la Alianza GANAR las encuestas han supuesto el primer paso de la justificación del fraude electoral.

El líder de la coalición progresista Alianza Ganar, Efraín Alegre, expresó ayer en una reunión con miembros de su partido que “mañana les estamos denunciando judicialmente a los tres sinvergüenzas que publicaron encuestas (se refiere a Adolfo Grau & Asociados, Francisco Capli y Enrique Taka Chase -ndr). Luego hicieron boca de urna, que forma parte del gran fraude de este proceso electoral. Vamos a denunciar cada caso de fraude electoral. No nos vamos a quedar parados, no nos vamos a callar“.

Alegre, que cuenta con el apoyo de sus socios del Frente Guasú y del resto de las organizaciones que integran la Alianza Ganar, considera que las encuestas hicieron creer a los paraguayos que Mario Abdo tenía una gran ventaja cuando no era así, para que al mostrar los resultados electorales no fuera sospechosa su victoria. Actas electorales en las que no se apuntan los votos obtenidos por la Alianza Ganar han empezado a aparecer, poniendo en duda el resultado oficial ofrecido por las autoridades electorales paraguayas.

La izquierda paraguaya ha avisado al presidente de facto y al régimen que dirige sobre su intención de luchar hasta el final para que se reconozca el resultado legal y legítimo. Una situación similar a la que se vive en Honduras. Los líderes de la Gran Alianza Nacional Renovada siguen recopilando pruebas para presentar un completo informe que demuestre sin ningún atisbo de dudas la existencia del fraude electoral en las últimas elecciones generales celebradas en Paraguay.

Encuestas

Normalmente las encuestas que se realizan durante las campañas electorales tiene un margen de error que oscila entre el 3 y el 5%, una cantidad que podría ser un poco mayor en un escenario en el que surgiera una fuerza política nueva o un candidato hasta ese momento desconocido que suscitase mucho apoyo repentino. En ese caso los parámetros que las encuestadoras usan para elaborar la estimación de voto, como el recuerdo de voto, la fidelidad y el trasvase se anulan porque no hay precedentes.

En esos casos las casas encuestadoras tienen que usar supuestos que no son fiables, por lo que suelen aumentar el margen de error unos puntos más. En raras ocasiones superan los 10 puntos de error, una cantidad enorme que desdibuja el escenario electoral pintado por la encuestadora.

En Paraguay las encuestas han fallado por diferencias superiores al 20%. Una situación que solo deja dos opciones posibles, o la realización de una chapuza, o la participación en un fraude electoral. A continuación algunos de los estudios demoscópicos realizados y publicados por los 3 denunciados por el líder progresista Efraín Alegre.

  • Grau y Asociados. El 10 de abril, a solo dos semanas de las elecciones, Grau y Asociados publicaron una encuesta en la que Mario Abdo obtenía el 55,7% de los votos y Efraín Alegre el 31,4%. Una diferencia de 24 puntos porcentuales. El resultado fraudulento, cambiando muchas de las actas electorales para no contar los votos a la Alianza Ganar, redujo esa diferencia al 3%. Grau y Asociados erraron por 21 puntos.
  • Francisco Capli. Sus estudios mantuvieron una diferencia del 30% entre Mario Abdo y Efraín Alegre a un mes de las elecciones. Erraron por 27 puntos porcentuales.
  • Enrique Taka Chase. Sus encuestas a tres semanas de las elecciones daban al candidato de la ANR-PC una ventaja del 31% sobre el candidato de la Alianza Ganar. Cometiendo un error del 28%.

0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 (0 votos, promedio: 0,00 de 5)
Tienes que registrarte como miembro para valorar esto.
Cargando…

Deja un comentario