Nicaragüenses piden paz mientras la violencia continúa

A juzgar por la violencia que han aplicado durante el fin de semana, los grupos fascistas que siembran el terror en las calles de ese país, sobre todo en las ciudades de Masaya y Managua, no tienen planes de parar su ofensiva antisandinista pronto. Apoyados por la Iglesia Católica y la oposición política de Nicaragua, no tienen motivos para abandonar su intentona golpista.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) se movilizó la pasada semana para impedir que las fuerzas policiales entrasen en Masaya para liberar a los vecinos de esa ciudad. Su imagen dada en la prensa en la que llaman al diálogo rechazando la violencia «venga de donde venga» se hizo añicos cuando una mujer se acercó con su hijo al autobús en el que iban los obispos.

La ciudadana estaba desesperada porque los fascistas habían atacado edificios públicos que benefician a las familias más pobres, como el plantel y la casa materna. Ella pidió a los obispos que contasen lo que los antisandinistas estaban haciendo, momento en que los obispos, con mal gesto, hicieron arrancar el vehículo, dejando a la madre con su hijo con la palabra en la boca.

La CEN había ido a Masaya a apoyar al fascismo, como ya había hecho anteriormente. Quería impedir que el Estado retomase el control sobre Masaya. Una ciudad en la que se los grupos violentos han asesinado impunemente a ciudadanos, han saqueado mercados, secuestrado y propinado palizas entre otros hechos delictivos. Pese a ello, el gobierno de Nicaragua ha considerado más importante la paz social, por lo que inició un operativo que acabó con casi 50 terroristas detenidos.

Los grupos fascistas respondieron con morteros, bombas molotov y fuego de fusil. Un despliegue paramilitar que acabó con la vida de un bebé de un año, víctima del fuego fascista. Los nicaragüenses se han echado a las calles una vez más pidiendo a la CEN y a la oposición que se vuelvan a unir al Diálogo Nacional impulsado por el gobierno de Daniel Ortega, y acepten la petición del ejecutivo de que dejen de apoyar los tranques y la violencia aplicada por el fascismo.

Últimos hechos violentos en Nicaragua
  • Carolina de los Ángeles Collado Delgadillo. Fue asesinada cuando, como limpiadora de la Alcaldía de Masaya, limpiaba un tranque. Los grupos fascistas le descerrajaron un tiro.
  • Paula Elieth López. Allanaron su vivienda y la secuestraron por ser de la compañera de Carlos Arias, Secretario de organización departamental del Frente Sandinista en Masaya. Desde el sábado no se tienen noticias de la mujer.
  • Teyler Norio. Bebé de un año fue asesinado por los fascistas.

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.net - Sígueme en Twitter: @ProtestFor36 Todos mis contenidos puedes leerlos aquí. He publicado varios libros, entre ellos: Socialismo en Sudamérica: De la utopía a la realidad (Editorial el Perro y la Rana, 2010). Honduras: El sueño liberador convertido en pesadilla opresora. El Libro Negro del Bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Muchas gracias por leer ElEstado.Net.

Un comentario sobre “Nicaragüenses piden paz mientras la violencia continúa

A %d blogueros les gusta esto: