Rut, la antifascista encarcelada por oponerse a VOX

El 30 de marzo VOX realizó un acto de precampaña en Barcelona, con el claro objetivo de mostrar músculo e intentar repetir la hazaña de Vistalegre en Madrid. No lo logró, pudiendo reunir menos de 4.000 personas, provenientes de todo el Estado. A pesar de ello, varias entidades antifascistas organizaron una contramanifestación para mostrar su rechazo a la presencia en las calles de organizaciones ultraderechistas y filofascistas. ElEstado.Net pudo estar allí, realizando una crónica que se publicó el siguiente 1 de abril.

>>La contramanifestación antifascista del 30 de marzo: VOX ni en Barcelona ni en nigún lugar<<

Como se explicaba en el artículo de ElEstado.Net, al final de la concentración las cargas policiales produjeron varios heridos y siete detenciones. De estas siete personas, dos eran menores de edad y cuatro fueron soltados a lo largo del día siguiente. No obstante, una de ellas, Rut, fue mandada directamente a prisión por el juez. ¿Por qué se mandó a prisión a una estudiante de 20 años sin antecedentes penales?

La acusación contra Rut se basa en la declaración de los Mossos d’Esquadra que la detuvieron, que aseguran que les atacó con un objeto, es decir, se le acusa de atentado contra la autoridad. Según testigos presenciales de los hechos, es complicado que se sustente esta acusación, puesto que la carga de los policías fue tan contundente que los antifascistas tuvieron que abandonar el lugar corriendo.

Según publica La Directa, el juez responsable de la interlocutoria, es decir, el que decidió aplicar la medida de prisión provisional, es Jaime Conejo Heredia, conocido por ostentar en redes sociales su filiación españolista, en las que subía vídeos de celebraciones militares, actos organizados por Sociedad Civil Catalana el 12 de octubre en Barcelona, e incluso iconografía del Frente Bokerón, los ultras del Málaga Club de Fútbol, de reconocida ideología neonazi.

El domingo 31 por la noche, Rut llegó a la prisión de mujeres de Wad-Ras, en el centro de Barcelona, al lado del barrio del Poblenou. Allí pasó casi una semana, hasta que las autoridades catalanas optaron por trasladarla al Centro Penitenciario Brians I, aduciendo las molestias que causaba a las demás presas los actos de apoyo que recibía la estudiante y que se realizaban delante de la prisión.

Y es que, desde el primer momento, se creó una plataforma de solidaridad con la presa, formado por familiares, amigos y conocidos de la joven, residente en Hospitalet de Llobregat. Esta plataforma creó cuentas en distintas redes sociales -como un pefil en Twitter-, permitiendo a los ciudadanos seguir los pasos que se realizaban para conseguir la liberación de Rut. Las muestras de apoyo se han extendido durante toda la semana, con concentraciones diarias ante la cárcel de Wad-Ras para que Rut no se sintiera sola.

>>La cárcel de mujeres de la Trinitat Vella de Barcelona<<

Horas después de llegar a Brians I, el juez impuso una fianza de 6.000 euros, casualmente el mismo importe que otro juez decretó en su momento para los miembros de La Manada, los cinco hombres que violaron y robaron en grupo a una mujer durante los Sanfermines de 2016. En el caso de Rut, el mismo viernes se consiguió reunir el importe gracias a las donaciones que realizaron distintas organizaciones y particulares, pudiendo salir así de prisión el lunes 8 de abril, o esa era la teoría.

A pesar de realizarse el pago de la fianza, el juez instructor decidió no permitir la salida de Rut de prisión, donde sigue confinada a fecha de hoy. La plataforma de solidaridad ya ha anunciado que se ha presentado el Habeas Corpus para exigir la liberación inmediata de la antifascista.

Gerard Tico Guiu

Sempiterno estudiante de Historia. Responsable de la sección "España" y redactor en El Estado. Puedes ver mis tuits en mi página personal - @Gerhidt

A %d blogueros les gusta esto: