La caída de Rajoy termina con la Huelga General en Galicia

El Secretario General de la CIG Paulo Carril ha expresado que “con el mismo convencimiento que convocamos Huelga General, tenemos que suspenderla”. Con estas palabras finaliza la convocatoria de Huelga General anunciada por el sindicato mayoritario gallego.

El pasado 1 de mayo el Secretario Xeral de la CIG Paulo Carril, avanzaba por sorpresa que su sindicato llamaba a la huelga general para el día 19 de junio. El sindicato lo anunciaba sin haber hablado con otras centrales sindicales y argumentaba la urgencia por la “necesidad de lanzar una movilización masiva contra los recortes en derechos de trabajadores y pensionistas”.

Desde ese momento y a lo largo del mes todas las centrales sindicales se fueron descolgando de la convocatoria de huelga. Las grandes UGT y CCOO por un lado, y las pequeñas por otro. Sindicatos nacionalistas gallegos como la CUT y otros como la CGT, STEG, el Sindicato Ferroviario, SAGAP y el Sindicato de Elevación criticaron que no se daban las condiciones “subjetivas” para respaldar la movilización porque ésta no reunía “las condiciones y las garantías necesarias para ser catalogada como una huelga general […] al estar más destinada a convertirse en una movilización que a parar las empresas”.

Algunos de estos pequeños sindicatos autodenominados “alternativos”  sí se sumaron en enero del 2011 a la convocatoria de Huelga General contra la política neoliberal del PSOE de Zapatero convocada por la CIG sin el respaldo en aquel entonces de los dos sindicatos mayoritarios UGT y CCOO.

Esta vez sin embargo fueron muy críticos con la CIG: «En este caso la huelga deja de ser un instrumento de la clase trabajadora para convertirse en el instrumento de unas siglas«. Criticaron la “falta de trabajo previo” en un comunicado conjunto y añadieron que, «para nosotros, la huelga es un instrumento de lucha para dar un salto hace adelante, una movilización mal convocada, igual que una huelga mal convocada, puede convertirse en nefasta para los intereses del pueblo y de la clase trabajadora, puede ser incluso antisindical«.

La CIG da ahora, un mes después, por anulada la convocatoria de Huelga General al entender que su sola convocatoria  “contribuyó a la caída de Mariano Rajoy”. Además de sacar pecho por esto aprovecharon para acusar a los otros sindicatos de “estar callados”, “colaborando” (con el gobierno) o siendo “inútiles” en palabras del líder del sindicato Paulo Carril.

La razón de la desconvocatoria es la llegada del Partido Socialista al poder, del que esperan un cambio en políticas como la derogación de la reforma laboral, avance de las mujeres, buenas pensiones públicas, que acaben con los abusos de la patronal, el final de las políticas de recorte contra los desempleados, acabar con la privatización de los servicios públicos, impedir el retroceso en las libertades y derechos fundamentales o conquistar el derechos a vivir a trabajar dignamente.

Estos avances que esperan y que comunicaron en rueda de prensa y en nota de prensa, podrían no darse, por lo que el sindicato anuncia que estará atento por si tienen que volver a convocar otra Huelga General. De momento la caída de Mariano Rajoy ha frenado la convocatoria de Huelga General del sindicato nacionalista que eso sí, se ha transformado en una jornada de movilización.

 

Carlos Fernández

Colaborador de ElEstado.net Sígueme en Twitter: @Son_Goanda Y por supuesto, pincha aquí para leer mis noticias. Siempre un paso por delante.

A %d blogueros les gusta esto: