Cuando Genesis tocaron techo en el rock progresivo: Selling England By the Pound (1973)

Cuando uno aborda el rock progresivo, uno de los nombres que le viene a la cabeza casi sin pensar es el de Genesis. La banda británica constituyó uno de los pilares fundamentales del estilo, principalmente en la primera mitad de la década de los setenta, si bien es cierto que hay dos etapas muy diferenciadas entre sí: la de Peter Gabriel y la posterior con Phil Collins a las voces. 

Formados en la Chaterhouse School de Surrey (Reino Unido) casi a finales de la década de los 60, los comienzos de la banda no fueron tan brillantes como lo que mostraron años más tarde. En su primera forma estaban formados por Peter Gabriel (voces), Antony Philips (guitarras), Mike Rutherford (bajo), Tony Banks (teclados) y Chris Stewart (batería), aunque este último sería reemplazado rápidamente por John Silver, con el cual debutaron oficialmente en el mundo de la música con un larga duración titulado From Genesis to Revelation (1969). Aquello fue un pobre ejercicio de pop rock barroco sin demasiadas pretensiones.

Al poco tiempo, John Silver deja su puesto de batería y éste pasaría a ser ocupado por John Mayhew. Con este cambio y el fichaje por el sello Charisma, Genesis publican el más que convincente Trespass (1970), aportando “The Knife” y “Looking for Someone” como primeras piezas destacadas, y adentrándose así por primera vez en terrenos sinfónico-progresivos.

Aquellos eran tiempos en los que la música viajaba muy deprisa y sucedían muchas cosas en pocos meses. Y digo esto porque Genesis termina su transformación dando entrada al guitarrista Steve Hackett por Anthony Philips, y al batería Phil Collins por John Mayhew.

Gabriel, Hackett, Rutherford, Banks y Collins compondrían la formación más aclamada y clásica de la banda. Con ella llegaría el lanzamiento de Nursery Cryme (1971), una obra más sofisticada y con los primeros rasgos claros que la banda poseería durante unos años. Hablamos de melodías fantasiosas, letras surrealistas o filosóficas, giros dramáticos y pasionales, y otro clásico que llevar a la mochila: “The Musical Box”.
El disco supone el inicio del período más brillante y creativo de la carrera de la banda, y enlazando así una retahila de clásicos que quitan el hipo. De hecho, al año siguiente aparecen en escena con Foxtrot (1972), lo que supone una vuelta de tuerca más a su propuesta musical, representada aquí principalmente en “Watcher Of The Skies” y la extensísima “Supper’s Ready”.

Si Nursery Cryme dio los primeros pasos para que la banda fuese medianamente rentable en términos comerciales, con Foxtrot fueron un paso más allá al ocupar el puesto número 12 de las listas británicas.

El dardo en la diana: Selling England By The Pound

Tras un convincente álbum en vivo titulado simplemente Live (1973), que bien pudo haber sido doble sin problemas y que entró en el top 10 de los charts británicos, mostrando a un grupo absolutamente teatral y ambicioso sobre las tablas, aparece en escena Selling England By The Pound (1973), el álbum que corona al grupo como uno de los más importantes de la historia del rock progresivo.
Hablamos del quinto disco de estudio de la banda, en el que el sonido está mucho más cohesionado y sus integrantes parecen estar tocados por una varita mágica. Y eso que no lo tuvieron fácil, ya que en un principio pasaron por un pequeño bache creativo en el que las ideas musicales no llegaban. Al menos Charisma no los presionó demasiado y dejó que el trabajo de los músicos fuese dando sus frutos. ¡Y vaya si los dio!

La portada

La portada del álbum es un cuadro de Betty Swanwick llamado The Dreams, y que a su vez sirvió de inspiración para componer una de las canciones del disco, algo que ya explicaré después. Es por ella que le pidieron a la propia Betty que incluyese un objeto que no aparece en la pintura original: un cortacésped.

Contenido musical
Peter Gabriel adoptando el papel de “Britannia”.

Selling England By The Pound es un trabajo que contiene críticas a su propio país desde una perspectiva política y social, textos satíricos y filosóficos, más unas cuantas historias convertidas en cuentos musicados con desarrollos instrumentales sumamente extraordinarios que incluyen ciertos pasajes medievales, épicos e interpretaciones teatrales.

La primera canción del álbum, “Dancing With The Moonlit Knight”, es toda una declaración de intenciones, ya que comienza con Peter Gabriel recitando a capella “Can you tell me where my country lies?”. En ella critica la americanización del país y la deriva traumática industrial y social según la perspectiva de la banda, pero lo hace disfrazándolo de cuento artúrico.
El armazón musical es fabuloso, y es aquí donde uno se da cuenta de que Genesis ha alcanzado el mayor grado de compenetración entre músicos. Los cambios de ritmo, de ambientación, las melodías…todo es sublime.
Pater Gabriel solía interpretar este tema en vivo con el personaje llamado “Britannia”.

El segundo corte, “I Know What I Like (In Your Wardrobe)”, fue elegido como single y se convirtió en un éxito que a ellos mismos les cogió por sorpresa. Es precisamente la canción que se inspira en el cuadro que fue elegido para la portada del álbum. El cortacésped que fue incluido después en la pintura original tiene aquí su razón de ser, puesto que el propio Tony Banks se encarga de hacer con efectos los sonidos de dicho aparato.
Canción corta y aparentemente sencilla teniendo en cuenta que hablamos de la etapa más compleja y creativa de Genesis. Los textos son algo crípticos, aunque simpáticos.

“Firth of Fifth” es una maravilla que comienza con una majestuosa introducción de piano que posteriormente es seguida por una sección más estándar de canción, hasta que Peter Gabriel deja las voces para coger la flauta, acompañada esta por los pianos de Banks. A partir de ahí, la composición se revuelve y todos los instrumentistas emulan las melodías de la maravillosa introducción. Casi llegando al minuto seis, Steve Hackett muestra su destreza con un magnífico solo de guitarra que eleva toda la composición a la categoría de obra maestra.

Tras la hermosa tormenta llega “More Fool Me” con sus guitarras acústicas y con la voz principal, por primera vez en el disco, de Phil Collins. Es una bonita canción que libera al oyente de la masiva información musical que proyectaban las anteriores composiciones, y que sirve como descanso para lo que todavía queda por venir, ya que  “The Battle Of Epping Forest” nos devuelve a los Genesis más característicos.
Se trata del corte más largo del álbum y contiene reflexiones realmente interesantes. El texto se inspira en una noticia que Peter Gabriel había leído en la prensa sobre dos pandillas rivales de una zona de Londres. Peter quiso buscar más información al respecto pero no la consiguió, por lo que optó por idear personajes ficticios para recrear una escena contextualizada en el álbum, pero con alusiones al estilo de vida inglés. Cóctel complejo y explosivo.

Tras la instrumental “After The Ordeal”, de corte pastoral, aparece en escena “The Cinema Show”, otro de los platos fuertes del álbum. Rebasando los once minutos de duración, contiene la gran mayoría de textos en sus primeros minutos, ya que después la banda al completo despliega sus alas para volar tocando las nubes con los dedos, mostrando lo mejor de cada músico en sus instrumentos.
Ya para el final simplemente queda mencionar el outro “Aisle Of Plenty”, que viene a cerrar el círculo musical exhibiendo melodías de la inicial “Dancing With The Moonlit Knight”.

Impacto, influencia…

Selling England By The Pound fue el primer disco de Genesis en considerarse un superventas, teniendo en cuenta que hablamos de rock progresivo, estilo que no encajaba del todo en las radiofórmulas, pero que aún así tenía cabida en ellas por aquel entonces. Llegó al número tres de los charts británicos y fue disco de oro en Francia, Reino Unido y Estados Unidos, y platino en Canadá.

Sin este trabajo, Genesis no sería recordado hoy en día como uno de los nombres importantes del estilo, ya que dio pie a otro excepcional trabajo como el conceptual The Lamb Lies Down On Broadway (1974), el cual rivaliza con el trabajo que hoy analizo por la corona de la banda aunque, desafortunadamente, aquel resultó ser más deslabazado y largo, y terminó con Peter Gabriel abriendo la puerta para abandonar Genesis.

Sin este trabajo, el grupo tampoco podría haber dado los pasos que dio en su segunda etapa, esa en la que Phil Collins se hace cargo de las voces principales -con Hackett abandonando años más tarde-, con la que poco a poco abandonarían el rock progresivo para arrimarse a un pop rock sofisticado y adulto que les hizo vender millones de discos. De hecho, Genesis tienen el respeto y la admiración de todos por lo que influyó en otras bandas progresivas, es decir, por lo realizado en su etapa más clásica y creativa, y ello incluye a sus tres obras diferenciales: Foxtrot, Selling England By The Pound y The Lamb Lies Down On Broadway.
De todas formas, es probable que esa segunda etapa a la que hago referencia la aborde en algún otro momento.

Lista de canciones y créditos del álbum
  1. Dancing With The Moonlit Knight
  2. I Know What I Like (In Your Wardrobe)
  3. Firth of Fifth
  4. More Fool Me
  5. The Battle Of Epping Forest
  6. After The Ordeal
  7. The Cinema Show
  8. Aisle Of Plenty
  • Peter Gabriel: voces, flauta, oboe y percusión.
  • Steve Hackett: guitarras.
  • Mike Rutherford: bajo, sitar y guitarra de doce cuerdas.
  • Tony Banks: teclados y guitarra de doce cuerdas.
  • Phil Collins: batería, percusión y voces.

Grabado en los Island Studios de Londres (Reino Unido).
Producido por Genesis y John Burns.

Richy Fernández

Redactor cultural en ElEstado.net. Por mis venas corre la sangre y la música en todas sus vertientes. Sígueme en Twitter: @Richyhim

A %d blogueros les gusta esto: