Reflexiones sobre la ausencia de la campaña de Gears 5 en la conferencia de Microsoft en el E3

Soy fan de los videojuegos, más aún de Xbox y, concretando al máximo, de la saga Gears Of War (GOW). Conociendo el contexto, sobra decir que acudí a Mixer usando mi flamante Xbox One S para disfrutar de la conferencia de Microsoft en el E3 de Los Angeles, el momento de mayor exposición mediática de la industria de ocio por excelencia, con ganas de ver nueva información sobre el próximo lanzamiento de la saga: el Gears 5.

Tras un rato de conferencia en la que celebré -entre otras cosas- el Game Pass Ultimate y la salida de The Outer Worlds en ese servicio el mismo día de salida, y la nueva expansión del excelente State Of Decay 2, llegó el esperado momento del Gears 5. Estaba viendo la conferencia con cuatro amigos, igualmente fans de la saga de Marcus Fenix -ahora ya de Kait Diaz-.

Aparece la nueva protagonista en una cinemática en la que se observa su lucha interna -no digo más para evitar spoilers-, y luego otro trailer CGI de un nuevo modo de juego. Y ya. El hype muere en ese momento. A partir de ahí nos da tal bajonazo que la party en la que estábamos quedó en silencio, no pudimos remontar el anterior ritmo a partir de ahí.

Nosotros esperábamos dos cosas. Un gameplay de la campaña que mostrase los cambios tan radicales que The Coalition ha asegurado que va a hacer, y conocer si el multijugador iba a perder su esencia por seguir las nuevas mecánicas implementadas en el modo historia. Nos hubiéramos conformado con la primera de ellas, pero no nos la dieron.

No estamos acostumbrados a que un juego que va a salir en menos de tres meses –Gears 5 está muy cerca de ser calificado como gold-, y de semejante importancia, se presente de esta manera tan humilde -en cuanto a información ofrecida-, ¡y en un E3! Sobre todo con los precedentes anteriores.

Sí, el nuevo modo escape está muy bien, los elementos roleros le sientan de maravilla, pero queríamos saber cómo se iban a implementar los escenarios semiabiertos en la campaña, y sobre todo, si el multijugador va a seguir siendo fiel a la esencia de la saga (coberturas + gnasher), ya que jugamos casi a diario y no queremos ver casualizado un modo online tan bueno como el del Gears.

Han pasado unas cuantas horas desde aquello, y me ha dado tiempo de pensar en una posible explicación. Es sabido que el odio mueve a los clicks y a las interacciones, y que estas dos cosas dan pingües beneficios. Muchos son los medios especializados y youtubers que se han subido desde hace años al carro del haterismo contra Microsoft, y que despellejan sus juegos para impulsar la visibilidad de sus medios y canales.

El último en sufrirlo ha sido el Crackdown 3, pero la operación se repite más o menos con la misma intensidad con todos los exclusivos de los de Redmond. ¿Sería posible que Microsoft quiera quitar ese poder a los creadores de opinión para otorgárselo a los usuarios? Que sean los jugadores los que valoren la calidad de sus juegos con las mínimas influencias externas. Desde luego poder jugar a todos sus exclusivos desde el día de salida mediante el Game Pass convierte en innecesarios los análisis profesionales.

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.net - Sígueme en Twitter: @ProtestFor36 Todos mis contenidos puedes leerlos aquí. He publicado varios libros, entre ellos: Socialismo en Sudamérica: De la utopía a la realidad (Editorial el Perro y la Rana, 2010). Honduras: El sueño liberador convertido en pesadilla opresora. El Libro Negro del Bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Muchas gracias por leer ElEstado.Net.

A %d blogueros les gusta esto: